DANI PÉREZ

Hoy le toca el turno a Dani Pérez, actual jugador del Guipúzcoa Basket en el puesto de base. No es su primera etapa en ACB, pero esta tiene pinta de ser la definitiva y es que a lo largo de estos años ha demostrado que tiene cualidades de sobra para ello.

Dani es apreciado allí por donde va y no sólo en el plano deportivo sino también en el personal, siendo muy cercano y humilde con los demás. No hay que olvidar que no ha dejado de lado sus estudios y está cursando ADE (Administración y Dirección de Empresas) y seguro que lo hará igual de bien que en los equipos donde juega.

¿Qué recuerdos tiene de la  época en la que comenzaba su formación deportiva?

Sobre todo recuerdos muy bonitos. Empecé a jugar con apenas 5 años al baloncesto, y cuando tienes esa edad lo único que importa es disfrutar y pasártelo bien con los amigos. Yo empecé en un club de mi barrio, AEC Collblanc Torrassa se llamaba, e hice muy buenos amigos en mis 6 o 7 años que pase allí. Tanto jugadores como entrenadores.

¿Quién fue la persona que le impulsó a jugar al baloncesto?

No me acuerdo demasiado porque era muy pequeño... pero recuerdo que yo tenía 4 años y mi hermano mayor de 9 años jugaba al baloncesto en el colegio. Cuando él entrenaba con su equipo, yo me ponía en la pista de al lado a hacer lo mismo que hacían ellos... Y al parecer no se me daba nada mal porque su entrenador le decía siempre a mi madre que me apuntara, que lo hacía muy bien para lo pequeño que era. Y al final… aquí estoy. Tengo que reconocer que hasta que me apunté al baloncesto, me gustaba más el fútbol.

¿Ha habido alguna persona que le haya marcado en esos años?

Bueno... No creo que pueda destacar ninguna persona en concreto. Al final a lo largo de los 22 años que llevo jugando he conocido a muchísima gente (entrenadores, compañeros y amigos) y creo que he tenido la suerte de poder aprender un poco de todos de ellos. Lo mejor que te da este deporte es la gente que conoces.

¿Sigue teniendo las mismas metas/objetivos antes que ahora?

Mi único objetivo es intentar ser el mejor jugador posible que pueda ser. Eso y, sobre todo, seguir disfrutando de esto.... El día que me levante por la mañana y no me apetezca ir a entrenar o jugar un partido, entonces me plantearé dejar de jugar.

¿Cómo ha sido el momento de dar el salto a nivel profesional?

Yo creo que hasta los 17 o 18 años no fui consciente de que realmente me podía llegar a dedicar al baloncesto de forma profesional. Al final con 17 años ya empiezan a aparecer lo representantes, las llamadas... Y ahí es cuando te empiezas a plantear realmente el baloncesto de forma profesional.

¿Cambiaría algo de lo hecho esto hasta ahora?

No me arrepiento de ninguna decisión que haya tomado a lo largo de estos años, pero está claro que a toro pasado sí que hay cosas que habría hecho de forma diferente. Quizás la más clara sería la de haberme ido a USA a estudiar con una beca deportiva.... Pero en aquel momento no lo dude y no me quise ir.

A veces es difícil dar consejos a los demás. ¿Qué consejo se daría a sí mismo?

Que siga trabajando cada día para mejorar, que el techo está donde uno mismo se lo ponga. Y que soy un afortunado por poder estar viviendo de lo que realmente me gusta, que lo disfrute al máximo.

¿Ha tenido que tomar en algún momento una decisión difícil?

Al final cada verano por desgracia tienes que decidir dónde vas a jugar el año siguiente... Pero hasta ahora he tenido suerte y siempre he podido elegir. No siempre es fácil tomar la mejor decisión.

¿Qué le ha aportado el basket en su vida?

Me ha aportado a muchísima buena gente, amigos, experiencias, viajes... Realmente pienso que mi vida sin el basket sería totalmente diferente.

¿Qué es lo que aporta al equipo a nivel personal?

Intento aportar dirección y generosidad. No me considero un jugador nada egoísta y siempre intento hacer que mis compañeros se sientan bien jugando conmigo. En el vestuario me considero un compañero bromista.

¿Cree que el basket ha sido justo con usted?

Esta pregunta es difícil de responder. Supongo que he recibido lo que me merezco. Solo pido que me respeten las lesiones y pueda seguir trabajando por conseguir más cosas.

Aunque con el tiempo es una rutina de los partidos, ¿recuerda cómo eran las primeras veces que se enfrentaba a un amigo o excompañero?

Si, conoces a tanta gente que casi todos los partidos hay gente que conozco o con la que he compartido equipo. Pero las primeras veces siempre era una motivación especial jugar contra excompañeros o amigos. Reconozco que soy una persona muy competitiva y me gusta ganar siempre.

¿Qué le diría a la gente que se quiere dedicar a este deporte de manera profesional?

Dependiendo de la edad que tengan... Si son niños les diría que se olviden de eso, que jueguen para pasárselo bien y disfrutar. Es realmente complicado hoy en día poder vivir del baloncesto ya que los sueldos en ligas como la LEB son realmente escasos. El tiempo dirá si finalmente se pueden dedicar o no al basket, pero sobre todo que disfruten.

¿Hay algo que le haya sorprendido de un aficionado?

Con los años te encuentras aficionados de todo tipo. Pero por norma general he jugado con muy buenas aficiones y realmente cercanas. En algunos casos realmente me han tratado como si fuera un hijo, eso cuando eres joven y estás fuera de casa se agradece mucho.

¿Tiene algún sueño por cumplir deportivo y extradeportivo?

Deportivo.... Me gustaría poder consolidarme en la ACB, pero tampoco es un sueño. Extradeportivamente, poder formar una familia y ser feliz.

¿Cómo está viviendo esta experiencia de jugar en ACB?

La estoy viviendo de forma diferente que mi anterior etapa en Fuenlabrada. Por suerte ya es mi cuarta temporada en ACB, y en esta etapa me siento muchos más maduro tanto como persona como como jugador. Estoy en buen momento en todos los aspectos, así que estoy disfrutando mucho del día a día en Donosti.

 

Como contenido extra incluimos a Laura Nava (pareja de Dani Pérez) :

¿Cómo vive el día a día como pareja de un jugador profesional de Basket?

El día a día lo vivo bien, él tiene su trabajo de jugador y yo el mío de enfermera, como cualquier pareja. Lo más complicado es empezar de cero cada año en un sitio nuevo, pero ya pasado el periodo de adaptación es muy bonito conocer gente nueva, lugares bonitos… La parte negativa es estar lejos de los tuyos, pero cuando Dani juega fuera aprovecho a ir a mi Palencia natal para estar cerca de los míos. Y como también me gusta mucho el basket, disfruto viajando a la ciudades donde juega Dani…hay que aprovechar ahora que no tenemos familia, jeje.

¿Cuál era su relación con el mundo del  Basket antes de conocer a Dani?

Pues mi relación con el Basket era bastante estrecha. Durante 10 años colaboraba con  mis amigas en los partidos de Maristas y justo el año que decidimos dejarlo para centrarnos en los estudios apareció Dani en mi vida, como si algo no quisiese que me separase de este mundillo. Además en mi etapa escolar fui jugadora del Colegio Santa Rita, recuerdo que era súper feliz aunque perdíamos casi todos los partidos... pero nunca bajábamos los brazos.

Agradezco mucho a Dani Pérez y a Laura Nava todas las facilidades que me han dado para entrevistarles. Os deseo todo lo mejor y que vuestros sueños se vayan haciendo realidad. Un fuerte abrazo pareja.