KIKE DÍEZ

En esta ocasión pasa por la sección de #MasQueBasket el canterano del Club “Kike Díez” .Tras aterrizar ya hace unos en el Club ,su objetivo inicial y real se ha visto cumplido a lo largo de estos años .No es más que ser consciente de las posibilidades y del trabajo diario ,mostrando una evolución en el personal y como jugador .Todo esto le ha llevado a culminar esta etapa de base con el paso al equipo Sénior ,en el que su primer año de “rookie” va demostrando de lo que es capaz a las órdenes del entrenador Alberto Padilla .Obviamente los roles en un equipo se definen con el paso del tiempo ,pero en esta línea de trabajo es y será la adecuada para sus objetivos a corto o medio plazo. Se define como un jugador de formar equipo y hacer a los demás parte de ellos, se implica mucho en la intensidad defensiva….pero eso ya lo decide el entrenador.

¿Cómo te decidiste por el baloncesto?

Aunque he comenzado tarde (hace unos 7 años)me decanté por el baloncesto porque mi hermano empezó a jugar en un equipo .Como buen hermano (risas) me fijé en lo que hizo y decidí probar y hasta ahora .Cierto es que comencé en el colegio “Blas Sierra” ,pero  al venir a estudiar a “Filipenses” ya hice el cambio y estoy muy contento por ello.

De estos años de formación,¿ con que vivencia te quedas?

Más que con los partidos, me quedo con los viajes y la experiencia de vivirlo con mis compañeros. Recuerdo algún torneo que hemos ido a jugar a Galicia y en los que pasar unos días con mis equipos y tener esa convivencia es mi mejor recuerdo, ya que los equipos no sólo se hacen en la pista.

Más allá de las tácticas, ¿Qué te aporta el baloncesto?

Como bien dices, me ha aportado una manera de saber comportarme y afrontar el día a día en la vida….que no es poco. Siempre intentando tener una buena forma de actuar, tanto si las cosas salen bien….como otras veces que no son tan bien. Tienes siempre alguien que te manda (como en todos los sitios) y eso te ayuda a tener unas reglas

¿Qué te ha dejado huella en estos años?

Cuesta destacar a alguien en estos años, pero me quedo con Matilde Crespo. Al principio las cosas no fueron fáciles, pero gracias a ella he conseguido tener una buena convivencia con todos y poder aportar siempre que he podido.

¿Qué tal compagina los estudios con el entrenar?

Puff… (Risas).Es muy complicado y más cuando vas avanzando escolarmente, pero a mí personalmente me ayuda mucho el ir a entrenar. Me sirve a modo de desconexión de todo lo que me rodea y me relaja mucho, así que siempre intento hacer un hueco para poder entrenar.

¿Cuál es tu mejor recuerdo deportivo de estos años?

Ha sido en partido de una final de sector en la que llegamos clasificarnos para la final, recuerdo que jugamos contra Agustinos de León y es que siempre nos ganaban todos los partidos, ese dia la moneda resulto caer de nuestro lado y les ganamos, resulto ser una alegría inmensa.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Suena un poco brusco, pero ha sido aprender a callarme. Siempre he sido muy “contestón” y aquí he aprendido a valorar y respetar lo que se me dice, al final son cosas que más allá del deporte, se pueden aplicar a la vida.

¿Algo “curioso” de alguno de sus viajes en equipos?

Hay muchas…(risas).Al principio eran todo broncas de los entrenadores ,pero era normal porque no hacíamos caso a nada (risas).Me quedo con un día que fuimos con Matilde y Sergio Cea a un “sector”, estábamos en el hotel y supuestamente no se podía salir…..pero encontramos el modo de hacerlo. Así que salimos a comprar algo de comida y justo cuando estábamos en la tienda, en el bar de enfrente estaban los entrenadores. Sergio nos vio y nos dijo que nos escondiésemos y salimos sin darse cuenta, parecíamos unos expertos ninjas (risas)….pero al final nos pillaron.

¿Cómo se vive ese momento de no poder llegar a nivel profesional?

Como cada uno que empieza en este deporte, yo soñaba con grandes metas. Poco a poco me he ido dando cuenta que esa posibilidad se antoja complicada, la realidad de mi trabajo me ha llevado a dar el salto al equipo sénior. Valoro muy positivamente este hecho, llegar hasta aquí no es fácil, ya que he ido viendo como muchos compañeros se han quedado por el camino.

¿Cuál es la manía de Kike como jugador?

Sólo tengo una, es que siempre juego con los mismos calcetines y ropa interior. Ahora que no se entera nadie (risas) he de confesar que tengo rotos los calcetines, pero sigo usándoles de todos modos.

¿Cuál es tu jugador referente?

Me encanta Sergio LLul, aparte de las grandes cualidades que tiene como jugador. Es la capacidad de los intangibles que tiene y que no se entrenan, ya los tiene de “serie” como el liderazgo, sacrificio, lucha…

¿Darías un consejo a alguien?

Consejo como tal no, pero si les diría a cualquiera de este mundillo que sabe aprender a disfrutar este deporte es increíble, a veces cuesta, pero nadie regala nada y hay que esforzarse “si o si”.

¿Cómo está siendo este primer año con el equipo sénior?

Va a ser complicado jugar, pero a la vez muy bonito. Son un grupo con mucha calidad y referentes en el básket palentino, muchos han jugado en categorías superiores y todo lo que pueda  aprender de ellos va a ser un regalo para mí.

 Sin duda Kike tiene un gran futuro por delante en el equipo Sénior, todo va a depender de él y su techo lo pondrá el mismo. A base de trabajo se ha moldeado así mismo y ver las cosas con otra perspectiva, sigue así y a por todas.