ALFONSO POLANCO

Esta vez es el turno de Alfonso Polanco, que ya es todo un veterano en el Club y es el fruto de un trabajo de base: poder crecer en su Club a lo largo de los años tanto como persona como jugador.

Este ya es su último año en el colegio y aún está por decidir cuál será su futuro académico, pero sí tiene claro que le gustaría seguir formando parte del mundo del baloncesto allá donde le lleve su destino.

Muchos ya le conocéis en su día a día como una persona extrovertida, pero hoy, quizás, por ser su primera entrevista, estaba algo nervioso y vergonzoso.

Destaca mucho los años que ha pasado en su Club. Al final sin darse cuenta ha echado raíces en este Pabellón y por siempre llevará tatuado en memoria un Club en el que no parado de crecer como jugador y como persona ¿Su secreto? Es sencillo: antes del partido se toma siempre un té ¿Motivo? Eso lo dejamos para otra ocasión.

¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?

A los 6 años mis comienzos deportivos fueron en el fútbol, la verdad que era un poco malillo (risas). Cómo estudiaba en Filipenses, y aquí prima mucho el baloncesto, me cambié  de deporte, lo probé y me enganchó, hasta ahora.

¿Con qué te quedas de estos años?

Me quedo con todos los amigos que se van haciendo, algunos siguen jugando y otros no, pero los lazos que nos unen siempre quedan.

Creo que la convivencia fomenta mucho esto ya que al final son muchos viajes, partidos, entrenos… Y eso te acaba por unir un poco más si cabe.

¿Me cuentas algo que recuerdes en especial de tus primeros años?

Yo lo que siempre tengo en la mente es cuando en Alevines ganamos todos los partidos y llegamos a la final contra Santo Domingo y la perdimos, eso que siempre les habíamos ganado… me sentó mal. Pero ahora con el tiempo son cosas que las valoras y te hacen mejorar como jugador y como persona.

¿Qué personas le han ido dejando huella?

La verdad que Pepo y Sama y no es porque ella esté aquí al lado cotilleando (risas), pero sí son personas que en los primeros años me han apoyado mucho y me han ido enseñando todo lo que sé y soy ahora. Actualmente Sergio Cea, que tiene bastante paciencia conmigo y es una persona que siempre va a estar a mi lado en todo momento.

¿Qué tal compaginas todo en el día a día?

Yo creo que bien aunque también depende del día. Personalmente me lo tomo con una motivación, porque sé que si no lo tengo todo hecho no puedo ir a entrenar y al final es como un pequeño reto para mí en el día a día.

¿Algún momento como jugador?

Pues recuerdo un cruce un poco raro contra Zamora en Infantil de segundo año. Hubo algo de tensión durante ese partido más tirando a bronca, pero al final lo sacamos bien y pudimos ganar el partido.

¿Qué aportas al equipo?

Pienso que, sobre todo, aporto en la faceta personal. Procuro ser extrovertido y eso creo que beneficia mucho al grupo. Creo que las bromas y el buen ambiente es muy necesario para llevar el ritmo de los partidos y de los entrenos.

Ahora con perspectiva ¿Cómo ves tu evolución en el Club?

A grandes rasgos bien. He tenido la suerte de poder aprender y mejorar a base de entrenos, esa al final era y es mi motivación, el poder seguir teniendo nuevas metas entreno tras entreno.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y cual darías tú?

Ufff, la verdad que me han dado muchos. Me quedo con la filosofía de lo que debería ser el deporte y es que hay que entrenar a tope, nunca creerse el mejor, ser humilde y buen compañero.

¿ Cómo es el momento de darse cuenta que para ti esto va a ser un hobbie y no una profesión?

De pequeño siempre sueñas con  poder ganarte la vida jugando al baloncesto, pero con el paso del tiempo te das cuenta de que llegar arriba es muy difícil y, sin perder el compromiso, te lo tienes que tomar como un hobbie.

¿Tu futuro en el basket?

Sea donde sea quiero seguir vinculado al baloncesto, a ser posible en Filipenses, pero todo dependerá del sitio donde continúe mis estudios o en un futuro mi trabajo. Si, por ejemplo, me toca estudiar en Valladolid, sí o sí seguiría vinculado a mi Club, Filipenses.

¿Algún referente como jugador?

A Derrick Rose, me parece un jugador increíble que se ha sobrepuesto a las lesiones y aún hay veces que estando lesionado de levedad, siempre quiere jugar. Un luchador nato y afán de superación.

¿Por qué recomendarías Filipenses?

Para mí el Club es como una familia en la que todos nos conocemos y somos amigos. Son muchos años juntos y eso te va dejando huella quieras o no.

Ahora toca el turno de D. Alfonso Polanco (padre de Alfonso y Alcalde de Palencia)

¿Cómo ve usted la relación de su hijo con el baloncesto a lo largo de estos años?

El baloncesto para Alfonso es algo más que un deporte, es una forma de compartir, de conocer, de disfrutar, de relacionarse, de estar con los demás y de vivir. Gracias al baloncesto los valores como la amistad, el trabajo en equipo y apoyar a los demás los tiene muy interiorizados y le sirve para seguir desarrollándose como persona.

Usted como exjugador de baloncesto ¿ se prestaba a darle consejos o guiarle un poco en el baloncesto?

Realmente no, él valora mucho a sus compañeros y entrenadores, tiene muy en cuenta sus opiniones, sus consejos... Yo lo único que hago con él es compartir sus emociones y sus vivencias.

Es habitual verle en la grada durante los partidos de Alfonso ¿Cómo lo vive desde el asiento?

Los vivo intensamente y sigo al equipo con mucha afición, incluso cuando mi agenda me lo permite, me desplazo para ver al equipo cuando juega fuera y me gusta mucho.

Para ir acabando cabe dar las gracias a Alfonso Polanco (hijo) por contarnos un poco de su vida y agradecerle todo lo que ha dado por este escudo. El límite de lo que quieras hacer sólo te le puedes poner tú, así que ¡A por todas!

Otra mención de agradecimiento es para D. Alfonso Polanco (padre) por prestarse a colaborar con esta sección y dedicarnos un rato de su tiempo, en lo que ha valorado con un especial cariño todo lo vivido como padre.