Grupo Inmapa Filipenses que se vió cimentada desde una gran actitud defensiva durante todo el encuentro.

GRUPO INMAPA FILIPENSES 105 (26+25+19+17): Isaac 2, Manuel 15, David 22, Rubén 6, Alex 19 - cinco inicial - Luis, Fran 4, Miguel 9, Carlos 5, Eduardo, Sebas 15, Froufe 8. 

RAISAN PAS PIELAGOS 100 (21+32+17+30): Sutina 23, Fernández 10, Mockaitis 9, Robertson 17, Marello 20 - cinco inicial - Arribas, Solórzano 4, Sáiz 11, García, Gómez 2, Iglesias 4, Rodríguez.

ÁRBITROS: Sres. Gallego y Jurado. Señalaron 27 faltas a Filipenses y 20 a Piélagos. Eliminados Isaac (Filipenses) y Fernández (Piélagos).

Gran victoria de un Grupo Inmapa Filipenses que se vió cimentada desde una gran actitud defensiva durante todo el encuentro. Fue un partido muy igualado desde el comienzo, con varios cambios de ventaja en el marcador para ambos conjuntos. En el ecuador de este periodo, Piélagos tenía una ventaja de 3 puntos (11-14), pero unos muy buenos minutos finales de este cuarto, Filipenses logró revertir la situación y finalizar este periodo con 5 puntos de ventaja (26-21).

El segundo cuarto tuvo una alta anotación, sobre todo desde el perímetro, donde los visitantes lograron 5 de 9 en triples, contestados una y otra vez con la rapidez de las transiciones palentinas, no dejando a los cántabros irse en el marcador y llegando al descanso con una mínima ventaja visitante de 2 puntos (51-53).

La segunda parte fue más igualada que la primera si cabe, ofreciendo muchos momentos de tensión e incertidumbre en el marcador, en un juego donde se imponían las defensas a los ataques, pero que Filipenses supo gestionar dominando, como el los anteriores 20 minutos el rebote en ambos tableros. 

El último cuarto del encuentro comenzaba con un empate a 70 puntos en el marcador que demostraban la gran igualdad de ambos conjuntos. Los palentinos, tras unos minutos de relajación, volvieron a cimentar su juego en una buena defensa y controlando el rebote, pero sobre todo con valentía y descaro en ataque. 

Unos dos últimos minutos de infarto en el que Filipenses supo jugar sus bazas, buena defensa, control del rebote, salida de presión y ataques con claridad. 

En resumen victoria de mérito de Filipenses frente a uno de los dos equipos más potentes de la Liga y lo que es más, frente al equipo más anotador del grupo, con sus mismas armas, y con una demostración de orgullo y descaro.

*Imágenes cortesía de @lubca_ , e Isma Suárez en colaboración con la asociación fotográfica Hiperfocal.