Tras una primera vuelta impecable del conjunto capitalino con un balance de 7 victorias

FILIPENSES UEMC: Polanco (3), Edu (16), Pablo (11), Acitores (3) y Juan (16) – 5 inicial – A.Gadea (9), Ochoa (2), Cuevas (2) y S.Gadea (11)

CD.BASE “B” Monjas (2), Martín (9), Acosta (3), Barreno (3) y Márquez (11) – 5 inicial – García (-), Montero (-), Barroso (22), Callejo (-), Barrios (4) y García (1)

Filipenses vuelve a conseguir una nueva victoria que le afianza en el liderato ante un combativo CD.Base (73-55). Y eso que los locales no comenzaron nada bien el encuentro, se vieron sorprendidos por un conjunto segoviano muy metido en el partido, anotando en casi todas sus acciones de ataque.

El primer parcial (7-18 min.7) auguraba un partido complicado para los colegiales que no estaban acertados de cara al aro. Los palentinos tenían que buscar soluciones y reaccionaron en tan solo tres minutos gracias al magnífico estado de forma de los hermanos Gadea que contagiaron al resto del equipo para voltear ese mal inicio de partido (19-18)

En el segundo cuarto solo hubo un equipo sobre la cancha, Filipenses, consiguieron corregir los errores defensivo del inicio, sobre todo en el rebote defensivo y seco el ataque segoviano que solo pudo anotar 7 puntos en este parcial. Al descanso partido encarrilado para los intereses palentinos (37-25)

 En la reanudación ambos equipos empezaban a notar el cansancio físico, y el juego fue mucho más trabado, con más pérdidas de balón. Filipenses seguía construyendo sus ataques desde la defensa y conseguía aumentar la renta en el luminoso. Los visitantes en ataque hacían llegar casi todos los balones a su director de juego, que sustentaba a su equipo con buenas canastas en el uno contra uno. El tiempo iba pasando y el resultado seguía con la misma diferencia al cerrarse el tercer cuarto (52-40)

 Al inicio del último cuarto, los colegiales volvieron a apretar el acelerador para volver a marcharse en el luminoso con una amplia ventaja de 18 puntos y los segovianos veían cuesta arriba la remontada. En los minutos finales, intercambio de canastas por parte de los dos equipos y un partido ya finiquitado para llegar al resultado final de 73-55.

 Tras una primera vuelta impecable del conjunto capitalino con un balance de 7 victorias y sin conocer aún la derrota, deben seguir trabajando para mejorar el juego colectivo y afrontar una segunda vuelta que puede ser más complicada cuando los equipos empiecen a jugarse los puntos que den acceso a la lucha por el título de copa.