Los jugadores de colegio leonés entraron más enchufados al encuentro.

Primer partido de la temporada en el grupo especial B de la categoría infantil, con la que damos comienzo a la temporada 21-22. Temporada que esperemos suponga la vuelta definitiva a la normalidad tanto en nuestro deporte, como en nuestra vida en general.

El partido daba comienzo con claro dominio visitante. Los jugadores de colegio leonés entraron más enchufados al encuentro y consiguieron abrir una brecha en el marcador, fundamentada sobre todo en transiciones rápidas que finalizaban con canastas sencillas tras robo, o con el dominio en el rebote de ataque (3-15 5').

A partir de este punto los locales se sintieron más cómodos saliendo de la presión que planteaba el equipo leonés, consiguiendo que los siguientes 5 minutos de partido estuvieran más competidos, cerrando el cuarto con un 11-30 favorable para los visitantes.

Algo debía cambiar para que Filipenses pudiera competir en el partido, sobre todo a nivel defensivo. Se dio una ligera mejora en el juego de los locales en ambas zonas, pero aún así seguía sin ser suficiente para contrarrestar los puntos que venían de los rivales. Con el aumento de la intensidad defensiva vinieron los problemas de faltas, con hasta 3 jugadores con 3 faltas antes de terminar la primera parte.

Esta sería la tónica seguida en el resto del partido. Intentos de Filipenses por compensar el acierto y la intensidad de los leoneses que se mantendría en los inicios de cada cuarto, pero que tras rotaciones y aparición de cansancio terminarían con parciales positivos para los visitantes, dejando sin recompensa por el esfuerzo a los locales.

Un partido del que se pueden sacar conclusiones positivas, aunque la diferencia entre los dos equipos es evidente, ha habido tramos en los que se ha practicado un buen juego y que supone una buena base para trabajar el resto de la temporada.

El próximo partido no será hasta el fin de semana de los días 16-17 de octubre, en los que nos desplazaremos hasta Burgos para jugar contra la cantera del equipo que ahora mismo juega en Liga Endesa, el San Pablo Burgos.