masquebasket

 

06/06/2018

“CAERSE PARA LEVANTARSE”

 

Esta vez tenemos la ocasión de daros a conocer a Agustín Alejos.
A grandes rasgos resumimos su carrera deportiva en que ha logrado la medalla de plata en las Paraolimpiadas de Río 2016 con la Selección Española. Actualmente juega en el CD Amfiv (Vigo) de su ciudad natal y esta temporada 17/18 recibió el premio al Mejor Jugador de la temporada con unos promedios espectaculares de 25.1 puntos, 9.2 rebotes y una valoración media de 26.3.

En esta entrevista he aprendido mucho de mi charla con Agustín, sin duda me ha cambiado la visión de muchas cosas y he conocido a una persona espectacular. Me he dado cuenta que las barreras físicas y mentales las tengo yo.

¿Cómo y cuándo empezó tu relación con el baloncesto?
He jugado a varios deportes, pero me decidí por el baloncesto (mi hermano también jugaba) a la edad de 13 años después de que el presidente del club insistiese mucho a mi madre para que fuera un día a probar. Como curiosidad el presidente, recientemente fallecido, compartió estudios con mi madre y él quedo en silla de ruedas por un tumor, quizás por eso a mi madre le daba más apuro verme a mí en silla de ruedas.

¿Contaste con apoyo a la hora de jugar al baloncesto en silla?
El primero fue Pablo Beiro (presidente del club)-. Él siempre luchó por el deporte para la gente con discapacidad, de hecho a cualquier niño que veía por ahí le animaba para hacer deporte bien fuese natación, baloncesto o cualquier tipo de deporte.
También tuve el apoyo de mi familia cuando di el paso a jugar profesionalmente, ya que al principio esto era deporte amateur. Entonces salió un equipo profesional en Murcia y no es fácil irte con 17 años a jugar allí sin tener el apoyo de tu gente.
¿Te permite el básquet en silla vivir de ello?
Soy de los pocos afortunados que pueden vivir de ello aunque, poco a poco, se va profesionalizando más, pero hay gente que necesita compaginarlo con un trabajo para poder vivir el día a día. No son sueldos para vivir años de esto, pero sí al momento.
¿Cambiarías algo de lo hecho hasta ahora?
En lo personal me arrepiento de no haber seguido con los estudios por circunstancias y en lo profesional no cambiaría nada, ya que todo me ha llevado a ser el jugador que soy ahora y estoy contento del momento en el que estoy ahora.

¿Qué futuro te gustaría tener cuando acabe tu etapa de jugador?
Debido a los pocos jugadores que hay se puede alargar tu trayectoria hasta los 45 años, como ha hecho un compañero de equipo, pero hay que cuidarse claro (risas).Me gustaría seguir ligado al básquet en la faceta de entrenador, la cual ya la hice en Queensland (Australia) como segundo entrenador en un equipo Junior.

¿Cómo ha sido y es tu etapa en la Selección Española?
Desde los 14 años he estado vinculado a la Selección yendo al Campeonato Sub-22 y, posteriormente, comencé a ir con la Absoluta, aunque hubo un tiempo en el que estando en Australia dejé de ir por estar con mi pareja y vivir la experiencia de la Liga de allí. En 2015 volví a jugar en Europa y mi objetivo era volver a jugar de cara a las Olimpiadas de Río 2016.
¿Qué destaca del básquet en silla?
Pues quizás la primera vez que vas a verlo piensas que es un deporte sin contacto y quelos jugadores son unos discapacitados que van a pasar el rato y es todo lo contrario, es un deporte de alto nivel en el que hay que estar a un buen nivel físico. Hay tácticas y la silla es un elemento más, como si fuesen unas zapatillas. Nos caemos como los demás y la única diferencia es el espacio por el tema de las sillas, por lo que entrar a la zona es complicado por los bloqueos que se hacen. La única ventaja es que no hay dobles.
¿Cómo se hace la composición de un equipo?
El equipo se hace con la suma de 14,5 puntos en función de la discapacidad que tenga cada jugador. Yo, por ejemplo, al tener poca discapacidad tengo el máximo de puntos (4.5). En función de los partidos hay que hacer cábalas para tener la puntación correcta. Los jugadores de calificación baja hacen el trabajo sucio del básquet como defender o bloquear. Aquí, por ejemplo, por falta de jugadoras hay equipos mixtos.

¿Qué te ha dado el básquet?
Me lo ha dado todo. No sé que sería de mi vida sin el básquet. He podido conocer muchos sitios, mucha gente, hablar tres idiomas, conocer a mi mujer… Sería una lista muy larga de cosas.

¿Qué metas te quedan por cumplir?
Soy de marcarme objetivos cercanos. Este verano tenemos Campeonato del Mundo con la Selección y espero que podamos hacer un buen papel. El año que viene mi intención es seguir en Vigo y, paso a paso, sería muy bonito conseguir una medalla en las Paralimpiadas.

Partido de la Selección Española contra la selección Holandesa. Gana españa por 66 – 48

¿Qué te gustaría cambiar del deporte?
En el básquet me gustaría que se quitase el estereotipo de que el deporte para gente con discapacidad no es deporte de élite. Nosotros entrenamos tanto o más que cualquier otro deportista y necesitamos el respeto de la gente, así podremos conseguir más repercusión y sponsor para poder seguir sobreviviendo.
En le básquet escolar cambiaría el tema de los padres, que vayan a animar a sus hijos y les dejen disfrutar, que es su edad. No es bonito verles gritar y faltar el respeto a los árbitros.

 

¿Opinas que la gente se acerca poco a este deporte por el desconocimiento debido al poco eco de los medios de comunicación?
Sí, completamente de acuerdo, es uno de los problemas de este deporte porque no lo conoce y si hablan de él no lo prestan atención. De hecho cuando yo comenzaba pensaba que eran unos discapacitados que iban a pasar el rato y es un deporte realmente espectacular, hay mucha velocidad, mucho contacto… El que viene repite siempre.

Para ir cerrando la entrevista, quiero decirte Agustín lo que ya te dije por teléfono: las personas como tú son las que hacen grande este deporte y lo levantan cada día.

Eres una persona luchadora, cercana a los tuyos y a tu tierra, valoras mucho todo lo que has logrado por el esfuerzo que has tenido que hacer. ¿Tus barreras? Ninguna. Soy yo el que tengo las barreras mentales y hablando contigo me he dado cuenta de cuales son. Gracias.

Autor R.D

 

18/05/2018

“Creciendo con la Cantera”

Alfonso Polanco 01 Esta vez es el turno de Alfonso Polanco, que ya es todo un veterano en el Club y es el fruto de un trabajo de base: poder crecer en su Club a lo largo de los años tanto como persona como jugador.
Este ya es su último año en el colegio y aún está por decidir cuál será su futuro académico, pero sí tiene claro que le gustaría seguir formando parte del mundo del baloncesto allá donde le lleve su destino.
Muchos ya le conocéis en su día a día como una persona extrovertida, pero hoy, quizás, por ser su primera entrevista, estaba algo nervioso y vergonzoso.
Destaca mucho los años que ha pasado en su Club. Al final sin darse cuenta ha echado raíces en este Pabellón y por siempre llevará tatuado en memoria un Club en el que no parado de crecer como jugador y como persona ¿Su secreto? Es sencillo: antes del partido se toma siempre un té ¿Motivo? Eso lo dejamos para otra ocasión.
¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?
A los 6 años mis comienzos deportivos fueron en el fútbol, la verdad que era un poco malillo (risas). Cómo estudiaba en Filipeneses, y aquí prima mucho el baloncesto, me cambié de deporte, lo probé y me enganchó, hasta ahora.
¿Con qué te quedas de estos años?
Me quedo con todos los amigos que se van haciendo, algunos siguen jugando y otros no, pero los lazos que nos unen siempre quedan.
Creo que la convivencia fomenta mucho esto ya que al final son muchos viajes, partidos, entrenos… Y eso te acaba por unir un poco más si cabe.
¿Me cuentas algo que recuerdes en especial de tus primeros años?
Yo lo que siempre tengo en la mente es cuando en Alevines ganamos todos los partidos y llegamos a la final contra Santo Domingo y la perdimos, eso que siempre les habíamos ganado… me sentó mal. Pero ahora con el tiempo son cosas que las valoras y te hacen mejorar como jugador y como persona.
¿Qué personas le han ido dejando huella?
La verdad que Pepo y Sama y no es porque ella esté aquí al lado cotilleando (risas), pero sí son personas que en los primeros años me han apoyado mucho y me han ido enseñando todo lo que sé y soy ahora. Actualmente Sergio Cea, que tiene bastante paciencia conmigo y es una persona que siempre va a estar a mi lado en todo momento.
¿Qué tal compaginas todo en el día a día?
Yo creo que bien aunque también depende del día. Personalmente me lo tomo con una motivación, porque sé que si no lo tengo todo hecho no puedo ir a entrenar y al final es como un pequeño reto para mí en el día a día.
¿Algún momento como jugador?
Pues recuerdo un cruce un poco raro contra Zamora en Infantil de segundo año. Hubo algo de tensión durante ese partido más tirando a bronca, pero al final lo sacamos bien y pudimos ganar el partido.
¿Qué aportas al equipo?
Pienso que, sobre todo, aporto en la faceta personal. Procuro ser extrovertido y eso creo que beneficia mucho al grupo. Creo que las bromas y el buen ambiente es muy necesario para llevar el ritmo de los partidos y de los entrenos.
Ahora con perspectiva ¿Cómo ves tu evolución en el Club?
A grandes rasgos bien. He tenido la suerte de poder aprender y mejorar a base de entrenos, esa al final era y es mi motivación, el poder seguir teniendo nuevas metas entreno tras entreno.
¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y cual darías tú?
Ufff, la verdad que me han dado muchos. Me quedo con la filosofía de lo que debería ser el deporte y es que hay que entrenar a tope, nunca creerse el mejor, ser humilde y buen compañero.
¿ Cómo es el momento de darse cuenta que para ti esto va a ser un hobbie y no una profesión?
De pequeño siempre sueñas con poder ganarte la vida jugando al baloncesto, pero con el paso del tiempo te das cuenta de que llegar arriba es muy difícil y, sin perder el compromiso, te lo tienes que tomar como un hobbie.
¿Tu futuro en el basket?
Sea donde sea quiero seguir vinculado al baloncesto, a ser posible en Filipenses, pero todo dependerá del sitio donde continúe mis estudios o en un futuro mi trabajo. Si, por ejemplo, me toca estudiar en Valladolid, sí o sí seguiría vinculado a mi Club, Filipenses.
¿Algún referente como jugador?
A Derrick Rose, me parece un jugador increíble que se ha sobrepuesto a las lesiones y aún hay veces que estando lesionado de levedad, siempre quiere jugar. Un luchador nato y afán de superación.
¿Por qué recomendarías Filipenses?
Para mí el Club es como una familia en la que todos nos conocemos y somos amigos. Son muchos años juntos y eso te va dejando huella quieras o no.

Ahora toca el turno de D. Alfonso Polanco (padre de Alfonso y Alcalde de Palencia)
-¿Cómo ve usted la relación de su hijo con el baloncesto a lo largo de estos años?
El baloncesto para Alfonso es algo más que un deporte, es una forma de compartir, de conocer, de disfrutar, de relacionarse, de estar con los demás y de vivir. Gracias al baloncesto los valores como la amistad, el trabajo en equipo y apoyar a los demás los tiene muy interiorizados y le sirve para seguir desarrollándose como persona.
-Usted como exjugador de baloncesto ¿ se prestaba a darle consejos o guiarle un poco en el baloncesto?
Realmente no, él valora mucho a sus compañeros y entrenadores, tiene muy en cuenta sus opiniones, sus consejos… Yo lo único que hago con él es compartir sus emociones y sus vivencias.
-Es habitual verle en la grada durante los partidos de Alfonso ¿Cómo lo vive desde el asiento?
Los vivo intensamente y sigo al equipo con mucha afición, incluso cuando mi agenda me lo permite, me desplazo para ver al equipo cuando juega fuera y me gusta mucho.
Para ir acabando cabe dar las gracias a Alfonso Polanco (hijo) por contarnos un poco de su vida y agradecerle todo lo que ha dado por este escudo. El límite de lo que quieras hacer sólo te le puedes poner tú, así que ¡A por todas!
Otra mención de agradecimiento es para D. Alfonso Polanco (padre) por prestarse a colaborar con esta sección y dedicarnos un rato de su tiempo, en lo que ha valorado con un especial cariño todo lo vivido como padre.

AUTOR R.D

30/04/2018

“LA VIDA QUE YO QUIERO VIVIR”

Hoy es un día muy especial para esta sección ya que tenemos la fortuna de poder contar con una jugadora que es presente y futuro del baloncesto, tanto en su actual club Uni Girona como en la Selección Senior Nacional. Ella es María Conde.Nacida en Madrid el 14 de Enero de 1997, con 1´87 m. y jugando en la posición de Alero. No tardó en destacar en el baloncesto desde sus comienzos y hasta el día de hoy ya que sigue creciendo y está llamada a ser el relevo de una generación mítica de jugadoras, con las que este pasado año ya disputó el Campeonato Europeo (República Checa) colgándose la medalla de oro.
En lo personal hace referencia como sus ídolos a sus propios padres, por permitirla hacer siempre lo que la gustaba y apoyarla en todo momento. Como jugador le gusta Curry por la manera que tiene de entender el juego, aunque no juegue en la misma posición que ella, y también se fija mucho en cualquiera de sus compañeras de la Selección Senior por su experiencia, de la cual siempre se aprende.Personalmente pienso que talento le sobra para alcanzar todo lo que quiera y, por lo hablado con ella personalmente, da signos de que siempre tiene presente todo lo vivido en su vida y lo que quiere vivir, con unas ideas muy claras de sus metas y eso que sólo tiene 21 años.
– ¿Qué recuerdos tiene de la época en la que comenzaba su formación deportiva?
Recuerdo el primer año que empecé en la escuela de Estudiantes en un equipo mixto, entrenábamos muy poco y jugábamos menos. Entrenábamos en la calle con el frío, los guantes, siempre en pantalones largos…
Otra cosa que recuerdo es que una vez hicimos un “torneo del k.o.” con mi equipo y vino Carlos Suarez a jugar con nosotros, fue muy especial porque él era un figura en el Club.
– ¿Quién fue la persona que la impulsó a jugar al baloncesto?
Tanto mis padres como yo hemos tenido una relación estrecha con el mundo del deporte porque creo que es bueno para el crecimiento personal, por los valores que aprendes, por conocer gente… y eso que empecé en el fútbol pero me acabé decantando por el baloncesto.
¿Hubo alguna persona (entrenador, compañeros,…) que la hayan marcado en esos años?
Un entrenador que ha marcado bastantes años en mi etapa de formación y lo sigue siendo haciendo ahora es Ángel Goñi. Empecé entrenando con él en Estudiantes (hace unos 5 años) porque hacía específicos con jugadores y es una persona que me ha hecho evolucionar mucho como jugadora y como persona, no sólo en la pista, también en el factor mental que es un aspecto importante del juego.
– ¿Sigue manteniendo contacto con compañeras/entrenadoras de sus comienzos?
Sí, continuo manteniendo contacto con algunas de ellas aunque ahora estemos separadas por estar en diferentes lados, de hecho algunas son de mis mejores amigas, por ejemplo Carmen Grande (época de Estudiantes)o Cecilia Muate, que ahora están en EE.UU.
– ¿Sigue teniendo las mismas metas/objetivos antes que ahora?
Pienso en lo que quiero hacer y vivir, campeonatos que me encantaría jugar, sitios por visitar porque el deporte te permite hacerlo para seguir mejorando… pero al mismo tiempo pienso que soy una afortunada por poder dedicarme a esto y vivir de ello.
– ¿Cambiaría algo de lo hecho esto hasta ahora?
No cambiaría nada de lo hecho hasta ahora porque todo me ha llevado a vivir cosas increíbles y a crecer tanto como jugadora como persona.
– ¿Ha tenido que tomar en algún momento una decisión difícil?
Cada día tomas decisiones más pequeñas o más grandes como dónde vas a jugar… Quizás lo más difícil es cuando me voy a EE.UU. cruzando medio mundo para poder seguir mejorando y dejar atrás a todos mis seres queridos.
– ¿Qué le ha aportado el basket en su vida?
Lo primero de todo es diversión porque no deja ser un juego en el que conoces gente y también un punto de desconexión de todo lo que me rodea, como cuando entro a la pista y lo único que me importa es el balón y todo lo demás queda fuera.
¿Qué es lo que aporta al equipo a nivel personal?
Creo que soy una persona trabajadora y exigente conmigo misma y con la gente que me rodea. Es muy importante querer mejorar todos juntos como equipo. A nivel de compañera me preocupo por la gente, porque todos tenemos nuestros momentos y necesitamos soltar las cosas hablando de ello.
– ¿Cree que el basket ha sido justo consigo?
No sé si justo o no, pero creo que el baloncesto me ha dado mucho más de lo que podría haber pedido cuando comencé en esto y me considero afortunada.
– ¿Cómo vivió el momento de ir a EE.UU.?
Ahora se está tomando como una buena opción porque toda la gente dice cosas buenas. Simplemente pensé que en ese momento era lo mejor para mi trayectoria deportiva y también por poder compaginar los estudios. A nivel deportivo resultó un gran salto para mí y disfruté mucho del baloncesto.
– ¿Hay algo que le haya sorprendido de un aficionado?
Algo que me sorprende y me gusta mucho es ver cómo la gente se compra camisetas de jugadoras y ver a alguien con una camiseta con mi nombre es muy bonito, me hace mucha ilusión. Cuando empecé a jugar a esto nunca pensé que esto pasaría.
– ¿Le queda algún sueño por cumplir? (profesional o personal)
Un objetivo que tengo a medio plazo sería poder acabar la carrera que estoy estudiando (Psicología) y para mí sería un sueño, como el de cualquier deportista, poder vivir unas olimpiadas.
– ¿Cree que los padres son los primeros que no apoyan a sus hijas si quieren ser profesionales?
En mi caso he tenido la suerte de que mis padres me han apoyado en todo momento. Siempre han querido que tuviésemos relación con el deporte, que nos divirtiese hacerlo y siempre han estado ahí a mi lado, he sido muy afortunada.
– ¿Piensa que sería interesante que los jugadores compaginasen jugar con entrenar a categorías inferiores? (por ayudar a entender la postura del entrenador)
Creo que es interesante y hay mucha gente que lo hace no sólo en primeras divisiones. A mí personalmente nunca me ha llamado la atención.
– ¿Siente que está viviendo la vida “normal” de una chica de su edad o hay cosas que se estás perdiendo?
No creo que me esté perdiendo nada, porque estoy haciendo lo que quiero hacer. Aunque sí es verdad que hay cosas que hago menos pero otras personas hacen cosas que no hago yo. Yo estoy viviendo la vida que quiero vivir y es lo que necesito.Es turno de dar las gracias al Uni Girona por acercarse y atender a nuestro club, a Oriol Bernat (Jefe de Prensa de Uni Girona) por su amabilidad y todas las facilidades que me ha dado para poder hacer esta entrevista y, por supuesto, a María Conde que entre entrenos y viajes ha tenido la amabilidad de contarme parte de sus vivencias para que vosotros las podáis leer. Muchisimas gracias de todo corazón a todos.Autor R.D

08/04/2018

“UNA DUCHA DE REALIDAD”

Hoy pasa por la sección de entrevistados Rocío Marcos, canterana del club y toda una veterana a pesar de su juventud. Debo destacar de ella lo bien amueblada que tiene la cabeza aunque a pesar de su timidez inicial, es un chica muy coherente en sus respuestas.
Como a cualquiera de su edad la gusta la música, salir con sus amigos… y puede ser que su secreto oscuro sea su gusto por las chuches (Puede ser una pista para algún chico que la quiera conquistar, jiji).

Este rato que he pasado con ella ha sido para darme cuenta de que, sin duda, está llamada a ser una gran mujer tanto en lo personal como en su vida profesional. Rocío no es de esa generación “millennial” que pasa los días sin más, todo lo que ella hace tiene su aquel.

Es admirable en ella el dicho de “si se quiere, se puede”, ya que compagina a la perfección estudios, deporte, clases en el conservatorio (5º de piano), salir por ahí con su gente…
¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?
Pues empecé en Segundo de Primaria. Cierto es que iba a gimnasia rítmica en ese momento y hablando con una amiga (María Infante) que jugaba al baloncesto me animó a empezar, aunque al año siguiente
¿Ha tenido algún tipo de convocatoria?
Sí, de Alevín estuve seleccionada en las PRD tres veces y luego en Infantil estuve en Béjar y otra en Ávila. Me quedo con la experiencia de entrenar con más gente de la que aprendes mucho. Sí que me hubiese hecho ilusión dar un pasito más, pero tampoco me obsesionaba con ello.
¿Tenía expectativas de llegar muy arriba?
Yo juego más por diversión, aparte que mi altura es la que es y más arriba hay mucho nivel…. pero cierto es que tampoco me lo he planteado en serio.
¿Qué personas le han ido dejando huella?
Cada entrenador tiene lo suyo… con Sama he estado un montón de años y es la que me ha formado y con la que he aprendido mucho. Posteriormente, José Mancho también me ha entrenado. Son dos personas que, aparte de sus conocimientos, me quedo con la manera que tienen de transmitirlos, me gusta mucho.
¿Cómo lleva el día a día para compaginar todo?
Ufff… En ocasiones resulta muy difícil y cuando me coincide con los exámenes me agobio un poco, creo que como todos (risas). Pero al final si te organizas bien, el tiempo da mucho de sí, por ejemplo, suelo faltar poco a los entrenos y si falto es que no hay más remedio.
¿Qué momentos recuerda como jugadora?
Pues tengo dos. El primero fue un partido en Infantil de segundo año en el que no nos jugábamos mucho, pero metí un motón de puntos y me hizo mucha ilusión, creo que metí 28 puntos….ese día me entraba todo (risas).
El otro fue un torneo en Galicia, categoría Infantil. Me tocó entrar a canasta y la fallé… pero bueno, son cosas de las que luego aprendes y procuras fijarte más.
¿Cuál es el mejor consejo que le han dado y cual daría usted?
Uff… dar yo pocos (risas), pero de los que me han dado me quedo con que tengo que confiar en mí misma, que por muy bueno que seas no hay que creérselo, sino pensar que las cosas las sabes hacer y hay que tirar para adelante con todas las consecuencias.
¿Qué aporta al equipo en lo personal?
Yo creo que alegría y buen rollo, nos llevamos muy bien entre todas y eso es esencial. Nos animamos entre nosotras, nos gastamos bromas…
¿Cómo se planteas el futuro?
En lo académico ahora estoy en 1º de Bachillerato y aún no sé lo que me gustaría hacer, aunque sí me gustaría ir a la Universidad. En lo deportivo es una pena que no haya equipo Senior Femenino, pero sí me gustaría seguir jugando en la Universidad o de vez en cuando con algún grupo de amig@s en plan de fines de semana o cuando se pueda.
¿Cree que hay una excesiva presión por el ganar?
Puff…. ¡¡Vaya pregunta más complicada!! Quizás no tanto ganar, pero sí por hacerlo bien, ya que hemos ganado partidos de más de 20 puntos y hemos jugado horrible. Otras veces es al revés y a pesar de la derrota te vas a casa con la sensación de haberlo dejado todo jugando.
¿Qué le ha aportado el baloncesto en su vida?
Yo creo que, sobretodo, disciplina y una rutina a la hora de hacer las cosas. Como jugadora en el puesto de base me ha enseñado a tomar decisiones, aunque como en la vida misma, hay veces que son acertadas y otras no tanto.
¿Qué tal los viajes en equipo?
En la ida solemos ir dormidas, pero al volver nos juntamos todas (incluida la entrenadora) y nos ponemos a charlar, cantar… vamos que nos lo pasamos bien mientras nos echamos unas risas.
¿Cómo ha sido su evolución en el club?
Nunca me lo he planteado a largo plazo, me lo tomaba año a año y poder seguir creciendo a la par que evolucionando. Todo depende como te lo tomes, el baloncesto engloba todo eso, tanto el perder como ganar. Es sólo ir dando pasitos hacia el día a día.
¿Ha tenido algún contrario al que no quería ver ni en pintura?
Sí, más que una jugadora era un equipo, el Ponce de Valladolid, siempre pensaba que nos iba a caer una buena, en concreto el año pasado en el grupo especial. Aunque en muchos equipos siempre hay alguna jugadora que es muy buena y cuando me toca defenderla sudo la gota gorda (risas).
¿Una anécdota que se pueda contar?
La misma que le puede haber pasado a cualquiera… o no (risas). Pues después de un partido estábamos en la ducha y de eso que me llaman. Fui a por el móvil a la carrera y como el suelo estaba mojado hice un “aquaplaning” en toda regla, hubo un poco de risas pero el móvil y yo salimos intactos.(muchas risas)
¿Qué meta ha cumplido?
Cuando en alevines fuimos al campeonato mini, quedamos terceras. Tengo un grato recuerdo y eso que no ganamos, pero me hizo mucha ilusión porque había mucho nivel.
¿Tiene un número fetiche?
Juego con el 13, no soy supersticiosa y la verdad que es un número que me gusta mucho. Aunque haciendo memoria mi hermano jugaba con el trece y luego heredé su camiseta, así que… ¡¡Todo queda en familia!!
¿Qué se llevas de Filipenses a nivel de club?
Destacaría que aquí nos conocemos todos, ya sea por estar junto en clase, en las pretemporadas que se hacen en Carrión… y aunque sea un tópico, hay y siento un espíritu de Club.

Muchas gracias Rocío por aguantar mi retahíla de preguntas y pese a tu nerviosismo de este día, piensa que tienes un gran futuro porque los valores que sientes es lo más importante que tendrás en tu vida y eso nadie te lo podrá quitar jamás. He aprendido mucho de este día contigo. Ojalá con tus años, yo hubiese sido como tú.AUTOR R.D

 

 

25/03/2018

”Todo está bien hecho si está trabajado”

Hoy el protagonismo recae sobre Alberto Padilla, la piedra angular del proyecto del equipo senior en su tercera temporada. Externamente puede resultar una persona de lo más seria, pero hoy tendréis la oportunidad de conocerle más a fondo.
Padilla es ejemplo de la dedicación más absoluta por lo que hace en su día a día gracias a sus estudios de empresariales y ADE. Por las mañanas se dedica a echar números en un banco desde hace 10 años y, por las tardes, con la pizarra en la mano, se exprime hasta poder lograr lo máximo como entrenador. ¿Cuál de estas dos cosas le lleva más tiempo?… 50% creo yo.
Casado desde 2013 con Ana, en breve su familia tendrá un nuevo miembro, así que un poco más de trabajo le caerá en su día a día, a la par que se le irán quitando horas de sueño por el camino. Aunque su mujer no es muy deportista, le ha acabado por gustar el baloncesto, quizás le pasa como a mi mujer, simplemente nos ven felices con lo que hacemos y nos apoyan en lo que hacemos.
Aunque este no es su primer equipo como entrenador. Yo espero que llegue muy lejos en este campo y sea un referente para este club. Impregna a sus jugadores un carácter luchador y competitivo, esa puede ser su receta secreta ya que cuenta con un gran número de jugadores fieles a él como cual buen capitán de un barco.
¿Cómo fueron tus inicios en el baloncesto?
Comencé en Benjamin de segundo año a nivel de Patronato con Agustín de Lózar, un mítico del baloncesto palentino. Allí sólo estuve un año porque desapareció y al siguiente año me incorporé al C.B. Juventud, perteneciente al C.B. Palencia. Ahí seguí toda mi etapa de jugador.
De aquella época tengo amigos que me duran hasta día de hoy, de hecho con algunos de ellos suelo salir por ahí habitualmente.

¿Por qué empezaste en el baloncesto?
En parte por mi padre, le gusta mucho el deporte aunque es más futbolero. También yo de pequeño tenía un pequeño problema en los hombros, ya que tenía las clavículas un poco dobladas y el pediatra les dijo a mis padres que me venían bien deportes en los que estirase bien los brazos tipo natación o baloncesto, así que me quedé en baloncesto y yo tan feliz.(risas)
¿Qué tal llevabas y llevas compaginar el día a día con el deporte?
Eso es de las cosas que ahora mismo intento comprender, aunque quizás cuando esté más metido en rol de padre y mis hijos algo más mayores pueda cambiar de opinión. Recuerdo que cuando yo jugaba compaginaba muy bien todo (Kárate, Baloncesto, Conservatorio de Música…)e iba siempre a entrenar y jugar salvo que estuviera enfermo;no es como ahora que cuesta mucho juntar gente para entrenamientos.
¿Cuál es tu mejor recuerdo de cuándo jugabas?
Seguramente el año que jugaba de Junior de primer año, aunque estábamos mezclados con 5 Junior de segundo año que eran muy buenos, de hecho alguno de ellos, posteriormente, jugaron en liga EBA. Nos entrenaba Juanki e hicimos una gran temporada, estábamos muy implicados y todos teníamos nuestra parte importante en el equipo.
¿Aportabas lo mismo al equipo como jugador que ahora como entrenador?
En mi caso no. Como no era de los altos o fuertes y tampoco me gustaba tener responsabilidad, me gustaba jugar de escolta y tener un poco más de libertad jugando, pero no era de dar lecciones a nadie.
Como entrenador es diferente, tienes que ser el “guía” de tu equipo y que marque un poco por donde tienen que ir los jugadores.
¿Cómo preparas los partidos?
Aunque parezca raro para la categoría que casi todos hacemos trabajos de scouting de otros equipos. Yo los hago desde hace años antes de que se subieran los videos a YouTube para el canal de la Federación. Al principio se podía pensar que era de “frikis”, pero observar y analizar el juego del resto de equipos te ayuda a mejorar como entrenador y como equipo. Lleva su tiempo, de hecho las tardes me las paso con temas de baloncesto, pero merece la pena.
¿Tenía expectativas de llegar muy arriba?
(Risas) Como jugador las de cualquiera que juega a esto y como entrenador las mismas, me encantaría poder dedicarme sólo a esto pero es complicado a pesar de tener el título de entrenador superior. Dar un paso más aquí en Palencia es complicado, al final es necesario moverse o ir fuera de España, pero te ves obligado a poner en una balanza trabajo/familia y el que pasará.
¿Cómo empezaste como entrenador?
Pues empecé el año que estaba de Senior de primer año y poco más. les dije que me gustaría entrenar a un equipo y me dieron un infantil masculino. Siempre he llevado equipos masculinos excepto hace unos años que llevé un equipo femenino en un Campeonato Mini.
¿Es difícil manejar un vestuario?
En categorías inferiores es más fácil, tanto con los padres como con los jugadores… Pero en senior es diferente, como en la vida misma, cada uno somos de unos padres. Al final como entrenador tengo que poner unos límites y no fomentar que se acomoden.
¿Tienes una espinita clavada por no poder ascender este verano a Liga EBA?
Pues sí, este año también nos gustaría optar a ello y aunque si subiéramos el objetivo sería jugar para no descender, que es lo más obvio,sería muy bonito. Tenemos algún jugador de nivel EBA, pero el salto de categoría es importante sobretodo a nivel físico y nos seguirían faltando centímetros en la pintura.
¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y cual darías tú?
Puff… no recuerdo ninguno en concreto. Cierto es que soy bastante “esponja” y abierto de mente en cuanto a coger ideas de los demás, luego las paso por el filtro y me quedo las que más cuadran con mi filosofía.
Sólo intento ayudar en el trabajo diario en lo que pueda, pero sin sentar cátedra. Aunque se resume en que todo está bien hecho si está trabajado.
¿Cómo valoras a su equipo senior?
El año pasado y este hemos aumentado mucho la calidad y se ha notado, son jugadores comprometidos. ¿La pega? Que nos falta físico en cuanto a jugadores altos se refiere, aquí en Palencia es difícil encontrarlos. Pero me quedo con el buen grupo que hay y el buen ambiente que se vive, es fundamental.
¿Cuál es el método Padilla en el equipo?
Mi filosofía es que yo me tengo que adaptar a ellos y ellos a mí. Por ejemplo,esta temporada el peso del equipo lo llevan los veteranos por lo que no podemos jugar posesiones de 8 segundos . Considero que el juego exterior es bueno y en defensa, como nos faltan centímetros, lo compensamos con otras cosas como una defensa intensa e inteligente.
¿Qué tal los viajes con el equipo, te jugas tus partidas de póker?
(risas) No, no. Eso se lo dejo a ellos que se les da mejor. Debo marcar un poco las distancias con ellos a pesar que haya buen ambiente, pero muchas veces la soledad del entrenador es muy dura, en especial cuando has perdido un partido y le vas dando vueltas todo el camino de vuelta.

¿Por qué te viniste a Filipenses?
Resultó un cúmulo de cosas. Yo siempre he estado en el C.B. Palencia hasta la temporada 13/14 y después de 3 años entrenando al senior hablé con la directiva y les dije que para dar otro empujón al equipo sería necesario buscar otro entrenador, ya que son muchos años y todos nos acomodamos.
Justo ese año Venta de Baños sacó equipo en EBA y me llamaron, fui de segundo entrenador y encantado. Ya en el segundo año me comentaron de seguir, pero no quise, no por seguir de segundo entrenador, sino porque yo quería dar un pasito más. En ese verano me llamaron de varios clubs y Filipenses quería sacar un equipo senior, me pusieron muchas facilidades y aquí estamos.
Para finalizar te doy las gracias por compartir unos minutos conmigo y mostrarnos la parte más personal de ti. Es indudable que respiras baloncesto por todos los lados y siempre dispuesto a enseñar a todo aquel que te rodea.Autor R.D

 

 

4/03/2018

 

“EL REMERO DEL BALONCESTO”

He de confesar que resulta más fácil verle sentado desde la grada que tenerle enfrente de mí. ¿Nervioso yo? He de confesar que bastante, pero es por el respeto y admiración que le tengo.
¿Cómo puedo empezar a hablar de Urko ? Es difícil porque está todo dicho de él… sólo puedo opinar personalmente, y espero coincidir con muchos de vosotros.
Para mí es el jugador y persona que cualquier entrenador y club desearía tener. Un líder nato en la cancha y fuera de ella.

Cualquier club y afición precisa de jugadores de esta pasta, siendo el nexo de unión entre ambas, en especial cuando no vienen bien dadas.

Le consideran popularmente más palentino que al Cristo del Otero y cualquiera puede verle en su día a día por esta ciudad, siempre dispuesto a intercambiar unas palabras con cualquiera que se le acerque, ya sea de baloncesto o lo que surja.

Urko comentó que dejó el remo por una pelota de básquet, bendita decisión. Pero metafóricamente hablando continúa usando ese remo para tirar de su equipo y de su afición cuando más se necesita.

– ¿Qué recuerdos tiene de la época en la que comenzaba su formación deportiva?
Empecé tarde a jugar, con 16 años, pero al principio me lo tomaba como hobbie al igual que los demás compañeros. Así que si alguien me hubiese dicho que iba a llegar a jugar casi 100 partidos en ACB y todo lo conseguido en LEB no me lo hubiese creído.
– ¿Hubo alguna persona (entrenador, compañeros…) que la haya marcado en esos años?
En los juveniles de San Sebastián tenía un equipo LEB y jugaba el pívot Eduardo Pascual, le gustaba mucho entrenar con jóvenes para mejorar técnica individual. Él se fijó en mí y empezamos a entrenar juntos y yo a ir a sus campus.

– ¿Sigue teniendo las mismas metas/objetivos hace unos años que ahora?
Con la edad que comencé solo me planteaba disfrutar y aprender todo lo que pudiera. Aunque luego con el tiempo y las oportunidades que van saliendo esos objetivos o metas van cambiando. Siempre se plantean nuevos retos cuando has conseguido los anteriores. El mío actual es dejar a Palencia Baloncesto en lo más alto, y a ser posible en ACB. Trabajaré por ello.

– ¿Cómo ha sido el momento de dar el salto a nivel profesional?
Resultó ser muy rápido, con apenas dos años jugando, gracias a los campus de baloncesto y acabé fichando por Fórum Valladolid. He de confesar que he sido muy afortunado por tener esta oportunidad y por contar con la ayuda de Eduardo Pascual.

– ¿Cambiaría algo de lo hecho esto hasta ahora?
La verdad que no cambiaría nada, pero sí es cierto que hubiera empezado mucho antes a jugar al baloncesto. Aunque tengo esta sensación porque me ha ido muy bien y estoy agradecido por ello.

– ¿Ha tenido que tomar en algún momento una decisión difícil?
Pues sí, la tomé con 18 años y es la de separarme de la familia, de los amigos y de mi sitio de confort para irme a un sitio que no conocía, comenzar de cero y conseguir el sueño de ser jugador profesional de baloncesto.

– ¿Qué le ha aportado el básquet en su vida?
Hasta el día de hoy me ha aportado una forma de vivir, rutinas, tener muchas amistades y conocer diversos lugares.
– ¿Qué es lo que aporta al equipo a nivel personal?
Principalmente intento aportar mi personalidad como ser buen compañero, espíritu de trabajo, el carácter ganador y luchador, que en los equipo que he jugado es lo más importante para mí, más allá de los números, estadísticas…

– Dada su trayectoria deportiva aquí ¿cómo contempla la opción de que su camiseta sea la primera que se retire en el club?
Uff… Este tipo de homenajes para un jugador es un gran orgullo. Ver la camiseta tuya colgada en un pabellón, aparte de lo que puedas conseguir deportivamente, es algo que me haría sentir muy orgulloso porque no es algo que se pueda ver por muchas canchas.

– Muchos le consideran algo más que un jugador, ¿usted lo siente así?
Al final los aficionados o los niños siempre se fijan en los jugadores y para mí es un orgullo que me consideren así, aunque habrá gente que piense todo lo opuesto. Al final con trabajo y esfuerzo todo se puede conseguir y si puedo servir de espejo para alguien me hace muy feliz.
– ¿Hay algo que le haya sorprendido de un aficionado?
Todas las muestras de cariño con los aficionados a través de mensajes, regalos, detalles con mi familia… Es algo que valoro mucho y es de agradecer.

– Todos los hijos idolatran a sus padres ¿cómo viven los suyos su profesión?
El mayor (Markel) lo vive con mucha pasión y ya ha empezado a jugar en su colegio. Luego las visitas que hacemos con el equipo a colegios son especiales, los niños y padres hablan de mí en su círculo de gente. La niña sabe también lo que hay pero no lo vive con tanta pasión.

– El vínculo con una ciudad y su gente ¿se valora más con el tiempo a la hora de renovar por un equipo?
Bueno si, aunque en mi caso no he estado en muchas ciudades. Al final todo va envuelto en lo bien que te sientes, si hay un buen proyecto, cómo se vive el baloncesto en la ciudad…Yo en Palencia, por la situación familiar con la que vine, he encontrado la estabilidad absoluta.

Para acabar damos las gracias a Urko Otegui por participar en esta sección y mostrarnos un poco más de su historia como persona. Muchas gracias por todo lo que haces más allá de una cancha. Eres un ejemplo para los demás.

AUTOR R.D

 

 

11/02/2018

“LOS VALORES DE MI DEPORTE”

 

Hoy, sin duda alguna, es una entrevista muy especial para nuestro club. La protagonista es Carmen Fraile “Carmenchu”, que en sus inicios deportivos estuvo vinculada a Filipenses y a los 16 años se desplazó a Vigo para continuar su formación deportiva, académica y laboral.
Su carrera deportiva ha sido larga y bastante fructífera, jugando en diversos equipos nacionales de renombre como el R.C. Celta de Vigo, C.D. Mataró,Íntima,Comansi,Betania,Sabor d´Abans y Caixa Tarragona.

Sus éxitos no acabaron aquí ya que su buena actitud en el campo y sus números la llevaron a vestir la camiseta nacional hasta en 42 ocasiones. Ha logrado varias Copas de la Reina y en una temporada fue máxima anotadora de la liga.Sus éxitos no acabaron aquí ,su buena actitud en el campo y sus números la llevaron a vestir la camiseta nacional hasta en 42 ocasiones.

 

Carmen comenzó en sus primeros partidos en la posición de pivot, aunque la falta de algún centímetro la relegó al puesto de alero, posición el la que se hizo fuerte destapando a una gran anotadora, como decimos ahora un autentica killer desde la línea de 3 puntos,aunque en esa época los triples sólo contaban como 2 puntos.

Actualmente, Carmen, se encuentra residiendo en León donde ya disfruta de una merecida jubilación y, como dice ella misma, está comenzando una nueva etapa en su vida en la que su prioridad es ser feliz en el día a día así como seguir disfrutando del deporte y de la montaña.

Sin duda alguna, muchas de las respuestas que me ha dejado Carmen no dejan indiferente a nadie. Son respuestas sinceras en las que se reflejan, por un lado, muchas cosas positivas que se han ido perdiendo en el deporte y, por otro lado, otras no tan positivas, como ver lo lento que se avanza en el deporte femenino: mismos problemas y mismas no soluciones.

¿Cómo empezó su relación con el baloncesto?
Comenzó en Filipenses a través de la Madre Dolores, de hecho en mi casa no había afición por el baloncesto. A mí no me llamaba la atención, pero al comenzar a jugar me lo pasaba muy bien y el ambiente bueno que había en el equipo también ayudaba mucho.

Alejarse de tu círculo de confianza es difícil, eso le pasó a usted con 16 años ¿Cómo fueron esos momentos?
Resulta bastante difícil, mas cuando yo viví los inicios del baloncesto. Como no cobraba nada sabía que no podía dejar los estudios de lado, porque en unos años esto se acabaría y tendría que buscarme la vida.

 

Durante estos años ¿hubo algún entrenador o compañera que recuerde de una manera especial?
Recuerdo a Rosa Castillo, era muy buena jugadora, no brillante pero si inteligentísima. Para mí sería la mejor jugadora que ha tenido el baloncesto femenino y, además, era una grandísima compañera.

Las concentraciones y viajes de equipo siempre son especiales ¿Qué recuerdos tiene?
Me quedo con los desplazamientos, siempre viajábamos en avión y a los mejores hoteles. La prioridad de nuestros entrenadores era cuidarnos y que obtuviésemos un buen descanso para poder jugar bien.
¿Tiene alguna anécdota?
Hay un montón de anécdotas. Recuerdo una que era en uno de los equipos en los que estaba. Compró un autobús muy novedoso para la época, porque se hacía cama y la gente venía a verlo para ver cómo era.

¿Cómo era la repercusión del básquet femenino en aquellos años?
La verdad que me llevé una sorpresa por la buena aceptación que teníamos. Había mucha gente viéndonos jugar. Recuerdo en Vigo que iba toda la gente a vernos y eso que yo era de las primeras “extranjeras” que estaban allí, ya que todas las demás chicas eran de Vigo. Aunque he de confesar que esto mismo me pasó en los diferentes equipos en los que jugué como en Mataró, Barça, Tortosa… De hecho nos seguían periódicos como el Marca o el AS. Posteriormente comenzaron a venir jugadoras extranjeras y fue un boom mediático, para nosotras resultó también importante porque aprendíamos mucho de ellas.
¿Ha tenido que tomar alguna decisión complicada?
Quizás las más duras ha sido cambiar de equipo. No he tenido malas experiencias ni lesiones graves. Yo al baloncesto iba a disfrutar y rendir al máximo, era una jugadora tranquila y eso, a la larga, me beneficiaba.

A medida que ha creciendo deportivamente ¿pensaba que llegaría tan lejos?
Nunca pensaba en eso, solo entrenaba y era constante. Al final si quieres llegar a algo esa es la clave, además de saber sacrificarse llevando una vida ordenada. Para mí era una sorpresa cuando un equipo se interesaba por mí o hasta cuando iba con la selección.

 

¿Qué es más necesario para fomentar el deporte femenino, implicación de los medios o de las instituciones?
Actualmente ya se está haciendo. El básquet femenino goza de buena salud y la prueba está en todos los éxitos que está logrando, se va por buen camino… Pero estamos en lo de siempre, se necesita más implicación de los clubs grandes, de los medios de comunicación… hay bastante machismo en el deporte.

¿Cómo era su día a día para poder compaginar el deporte con su vida?
Resultaba bastante complicado. Yo tuve suerte y fui de las primeras que “cobró” algo en España cuando estaba en Cataluña debido a que acabé los estudios de INEF y entrenaba a equipos y aunque seguía sin percibir sueldo, me pagaban el piso, la gasolina o los taxis que pudiese necesitar.
Las complicaciones venían en el trabajo, porque no me podía ausentar para tantas concentraciones con los equipos o con la selección, de hecho me perdí bastantes encuentros por este motivo.

¿Le daba tiempo a tener vida privada?
Vida privada ninguna. Entrenábamos de 21 a 23 horas diariamente cuando salíamos de trabajar o estudiar, más el tiempo en los desplazamientos. Era una vida muy agotadora porque la mayoría a las 7 de la mañana nos teníamos que levantar para trabajar o estudiar.

¿Cómo cambió su vida cuando se retiró?
Me retiré con 32 años y la verdad que me vino bien. Necesitaba desconectar un poco de este mundillo del baloncesto. Pedí plaza para toda España y curiosamente me tocó Valladolid. Aquí es cuando pude comenzar a tener y disfrutar una vida tranquila, cosa que necesitaba.

¿Qué relación tiene actualmente con el mundo del baloncesto?
Sigo teniendo relación con aquellas jugadoras, porque entonces se hacía muy buen grupo en cada equipo. Siempre que hay algún evento de cualquier tipo nos llamamos y aunque sea me hago un viaje a Barcelona sólo para un día. Quizás había más sintonía de grupo porque no existía el componente del dinero, puede ser que ahora fuese distinto porque ya se podría considerar como un trabajo.

¿Piensa que el básquet femenino ha evolucionado poco a nivel mediático en comparación con el masculino?
Pues el baloncesto no se libra de estas diferencias que hay en la sociedad actual tanto en sueldo como en oportunidades. Sinceramente creo que nunca lo va a superar, tristemente sólo podemos pretender intentar igualarlo. Lo suyo sería que los clubs importantes apostasen, en serio, por el deporte femenino, pero eso también depende del presidente que ocupe el cargo en ese momento.
Yo he vivido esta situación. Un presidente que sí mostraba sensibilidad hacia nuestro deporte y otro, posteriormente, del mismo club, que no le interesó el tema y se cargó toda la sección femenina.

 

¿Suele venir en alguna ocasión por Palencia?
La verdad que no suelo ir mucho, menos desde que fallecieron mis padres. No porque no me guste la ciudad, sino porque me trae muchos recuerdos y no puedo evitar ponerme triste al pensar en ellos. Pero hace unos 6 años sí que iba todos los fines de semana y fiestas que podía, me encanta Palencia porque es una ciudad muy bonita y cuidada.
Sigo conservando amigas, ex compañeras del colegio,con la que recorría cuatro veces al día toda la calle mayor para ir al colegio,era una buena caminata diaria (risas).

¿Qué les diría a los jóvenes que tienen capacidades?
Pues que si realmente quieren crecer se vayan a un club grande, en los equipos pequeños es difícil que te vean. Hay muchos/as que son muy bueno y se quedan por el camino. Yo misma si me hubiese quedado en Palencia no hubiese alcanzado todas estas metas.

Para acabar he de agradecer a “Carmenchu” que haya compartido conmigo todas sus vivencias y nos emplazamos para otra ocasión tomar el café que hemos dejado pendiente, y aunque ha sido una entrevista telefónica me he sentido como si estuviese hablando con ella cara a cara… ¡¡¡salvo por el café!!! Muchas gracias por tu sinceridad y amabilidad.

Autor; R.D

 

30/01/2018

“JUGAR POR AMOR A UN DEPORTE “

En esta ocasión tenemos el gusto de daros a conocer a Jaime Fernández. Nacido en Palencia y retornado en el 93´ de nuevo, Jaime pasó gran parte de su infancia y formación (académica y deportiva) en Barcelona. Ha jugado en diversos equipos, a base de adaptarse en función de horarios equipo y trabajo, como el Castilla, Maristas, C.B. Palencia, Venta de Baños (Liga EBA) y actualmente en Filipenses.

El alma de Jaime respira baloncesto por todos los lados y es similar a la mirada de un niño, llena de vida e ilusión por lo que siente. Con 41 añitos a sus espaldas y 25 años jugando sigue demostrando un gran compromiso con su equipo, la ilusión por formar parte de un todo y sentirse querido por todos los que le rodean, incluida su mujer a la que la ha contagiado ese gusanillo del baloncesto…aunque según dice él mismo entre risas “no le ha quedado otra”. No se plantea colgar las botas en breves, físicamente es un chico que se cuida y le queda cuerda para rato.
¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?
Empecé tarde ,a la edad de cadete que son unos 14 años..Aunque al principio jugaba al futbol, se planteó en mi colegio hacer un equipo de baloncesto y ahí comenzó todo. Reconozco que era la primera vez que tocaba un balón de baloncesto en mi vida.
Un amigo del colegio fue quién me animó a jugar mientras nuestros padres estaban en las reuniones de la AMPA y una cosa llevó a la otra para comenzar a jugar en un equipo.
¿Cómo ha sido tu trayectoria deportiva?
Por Barcelona hay muchos ojeadores deportivos y me fichó el Hospitalet, que es un filial del Barça. Entrar en selecciones territoriales era muy complicado, pero llegue a estar convocado con las ligas sub23 y liga sénior simultáneamente, entrenando 6 horas diarias. Por suerte no he tenido lesiones graves ,puedo y pretendo seguir jugando todo lo que pueda.
¿Cómo es su situación deportiva actualmente?
La considero muy buena, ya con estas edades buscas un buen grupo de amigos con los que lo pasas bien dentro y fuera de la cancha. Me gusta mucho el compromiso y sacrificio que tenemos todos a pesar de nuestros compromisos laborales y familiares. Éste es un punto de referencia que deberían tener los más jóvenes e implicarse un poco más, les falta la cultura del esfuerzo continuo y es una pena porque muchos tienen cualidades.
¿Tenía expectativas de llegar muy arriba?
Las normales de cualquier jugador de básquet, pero mi prioridad por circunstancias era trabajar. Si que antes de venirme a Palencia me ofrecieron estar un año en el filial del Barça, pero lo primero era trabajar.
¿Qué personas le han ido dejando huella?
He tenido muchas, recuerdo a Germán Balderas. Aunque es a través de Facebook, sigo teniendo contacto con él. Me envía videos de aquellos años en Barcelona y hablamos con poco de todo, ya sabes jeje. En persona no nos hemos vuelto a verlo dejamos en asuntos pendientes….
¿Tiene una espinita clavada por no poder ascender este verano a Liga EBA?
Claro que si, tenemos un buen equipo y este año lo vamos a volver a intentar…hasta donde nos dejen. La liga Sénior es una liga atípica en cuanto al calendario se refiere,…descansos y demás. Desde el punto de vista físico, el año pasado, llegamos con la gasolina justa al final. Éste año lo estamos planteando de otra manera y, si cabe, con más ilusión porque podemos luchar por ello. Aunque Salamanca y León lo pondrán difícil.
¿Le gustaría ser entrenador?
Es una cosa que me gustaría, en especial más niños por la nobleza y agradecidos que son contigo. No tengo título de entrenador, pero quien sabe…
¿Cuál es tu mejor recuerdo?
Pufff…te voy a dar tres .El primero la temporada entera con el C.B. Palencia con Alberto Roda de entrenador jugando la fase de ascenso a liga EBA, el segundo ha sido un triple en el último segundo que anoté a Villamuriel en su campo para ganar el partido y el tercero la final de la copa de Castilla y León con Filipenses, la cual ganamos.
¿Cuál es el mejor consejo que le han dado y cual darías tú?
Es extrapolable a cualquier situación de la vida y que no pierda la ilusión e intento transmitir eso mismo a los jóvenes que van subiendo al senior.
¿Que aportas al equipo?
Sobretodo experiencia, dinámica de grupo y consejos dentro de mis conocimientos. Yo y otros del equipo estamos dando caña a Isaac, tiene mucho potencial e intentamos decirle movimientos, algún truco…
¿Una anécdota que se pueda contar?
Los viajes en autobús solemos jugar al póker, aunque hay piques sanos …también hay algún que otro listillo por ahí jeje. Se le da muy bien a Juanpe y Maté.
¿Qué sueños le quedan por cumplir?
Mi sueño es simplemente seguir jugando, es lo que me llena y me divierte.
¿Cuál es su ídolo?
Michael Jordan, crecí con él y era una maravilla verle jugar. Me gusta hacer, cuando me dejan, un movimiento muy suyo que es el fadeway. He de confesar que tengo un tatuaje se con símbolo en mi pierna izquierda, ropa de su marca,…menos la zapatillas que no me terminan de convencer. Como curiosidad es que nacimos el mismo mes y un año me llama él y otro le llamo yo!!!(Risas).
¿Tienes alguna manía?
Si, volver atarme los cordones otra vez antes del calentamiento, aunque hace un tiempo tenía otra manía que era ponerme dos o tres pares de calcetines porque tenía los tobillos débiles de no entrenarles lo suficiente.
¿Por qué recomendarías Filipenses?
Más que Filipenses…aquí en Palencia todos los clubs son muy familiares y muy similares. Se cuida la cantera y lo llevan gente que desinteresadamente hacen mucho esfuerzo, gente que ama el baloncesto. Es muy complicado llevar un Club y la gente de fuera no ve el mérito que lleva hacer esto.

Gracias Jaime por este rato de charla, todo un verdadero placer. Un fuerte abrazo #23 JAIME.

Autor; R.D

 

 

17/01/2018

“Trabajo y más trabajo = ACB “

Hoy le toca el turno a Dani Pérez, actual jugador del Guipúzcoa Basket en el puesto de base. No es su primera etapa en ACB, pero esta tiene pinta de ser la definitiva y es que a lo largo de estos años ha demostrado que tiene cualidades de sobra para ello.
Dani es apreciado allí por donde va y no sólo en el plano deportivo sino también en el personal, siendo muy cercano y humilde con los demás. No hay que olvidar que no ha dejado de lado sus estudios y está cursando ADE (Administración y Dirección de Empresas) y seguro que lo hará igual de bien que en los equipos donde juega.

– ¿Qué recuerdos tiene de la época en la que comenzaba su formación deportiva?
Sobre todo recuerdos muy bonitos. Empecé a jugar con apenas 5 años al baloncesto, y cuando tienes esa edad lo único que importa es disfrutar y pasártelo bien con los amigos. Yo empecé en un club de mi barrio, AEC Collblanc Torrassa se llamaba, e hice muy buenos amigos en mis 6 o 7 años que pase allí. Tanto jugadores como entrenadores.

– ¿Quién fue la persona que le impulsó a jugar al baloncesto?
No me acuerdo demasiado porque era muy pequeño… pero recuerdo que yo tenía 4 años y mi hermano mayor de 9 años jugaba al baloncesto en el colegio. Cuando él entrenaba con su equipo, yo me ponía en la pista de al lado a hacer lo mismo que hacían ellos… Y al parecer no se me daba nada mal porque su entrenador le decía siempre a mi madre que me apuntara, que lo hacía muy bien para lo pequeño que era. Y al final… aquí estoy. Tengo que reconocer que hasta que me apunté al baloncesto, me gustaba más el fútbol.
– ¿Ha habido alguna persona que le haya marcado en esos años?
Bueno… No creo que pueda destacar ninguna persona en concreto. Al final a lo largo de los 22 años que llevo jugando he conocido a muchísima gente (entrenadores, compañeros y amigos) y creo que he tenido la suerte de poder aprender un poco de todos de ellos. Lo mejor que te da este deporte es la gente que conoces.

– ¿Sigue teniendo las mismas metas/objetivos antes que ahora?
Mi único objetivo es intentar ser el mejor jugador posible que pueda ser. Eso y, sobre todo, seguir disfrutando de esto…. El día que me levante por la mañana y no me apetezca ir a entrenar o jugar un partido, entonces me plantearé dejar de jugar.
– ¿Cómo ha sido el momento de dar el salto a nivel profesional?
Yo creo que hasta los 17 o 18 años no fui consciente de que realmente me podía llegar a dedicar al baloncesto de forma profesional. Al final con 17 años ya empiezan a aparecer lo representantes, las llamadas… Y ahí es cuando te empiezas a plantear realmente el baloncesto de forma profesional.

 

– ¿Cambiaría algo de lo hecho esto hasta ahora?
No me arrepiento de ninguna decisión que haya tomado a lo largo de estos años, pero está claro que a toro pasado sí que hay cosas que habría hecho de forma diferente. Quizás la más clara sería la de haberme ido a USA a estudiar con una beca deportiva…. Pero en aquel momento no lo dude y no me quise ir.
– A veces es difícil dar consejos a los demás. ¿Qué consejo se daría a sí mismo?
Que siga trabajando cada día para mejorar, que el techo está donde uno mismo se lo ponga. Y que soy un afortunado por poder estar viviendo de lo que realmente me gusta, que lo disfrute al máximo.
– ¿Ha tenido que tomar en algún momento una decisión difícil?
Al final cada verano por desgracia tienes que decidir dónde vas a jugar el año siguiente… Pero hasta ahora he tenido suerte y siempre he podido elegir. No siempre es fácil tomar la mejor decisión.

 

– ¿Qué le ha aportado el basket en su vida?
Me ha aportado a muchísima buena gente, amigos, experiencias, viajes… Realmente pienso que mi vida sin el básquet sería totalmente diferente.

– ¿Qué es lo que aporta al equipo a nivel personal?
Intento aportar dirección y generosidad. No me considero un jugador nada egoísta y siempre intento hacer que mis compañeros se sientan bien jugando conmigo. En el vestuario me considero un compañero bromista.
– ¿Cree que el básquet ha sido justo con usted?
Esta pregunta es difícil de responder. Supongo que he recibido lo que me merezco. Solo pido que me respeten las lesiones y pueda seguir trabajando por conseguir más cosas.

– Aunque con el tiempo es una rutina de los partidos, ¿recuerda cómo eran las primeras veces que se enfrentaba a un amigo o excompañero?
Si, conoces a tanta gente que casi todos los partidos hay gente que conozco o con la que he compartido equipo. Pero las primeras veces siempre era una motivación especial jugar contra excompañeros o amigos. Reconozco que soy una persona muy competitiva y me gusta ganar siempre.
– ¿Qué le diría a la gente que se quiere dedicar a este deporte de manera profesional?
Dependiendo de la edad que tengan… Si son niños les diría que se olviden de eso, que jueguen para pasárselo bien y disfrutar. Es realmente complicado hoy en día poder vivir del baloncesto ya que los sueldos en ligas como la LEB son realmente escasos. El tiempo dirá si finalmente se pueden dedicar o no al básquet, pero sobre todo que disfruten.

– ¿Hay algo que le haya sorprendido de un aficionado?
Con los años te encuentras aficionados de todo tipo. Pero por norma general he jugado con muy buenas aficiones y realmente cercanas. En algunos casos realmente me han tratado como si fuera un hijo, eso cuando eres joven y estás fuera de casa se agradece mucho.

– ¿Tiene algún sueño por cumplir deportivo y extradeportivo?
Deportivo…. Me gustaría poder consolidarme en la ACB, pero tampoco es un sueño. Extradeportivamente, poder formar una familia y ser feliz.

– ¿Cómo está viviendo esta experiencia de jugar en ACB?
La estoy viviendo de forma diferente que mi anterior etapa en Fuenlabrada. Por suerte ya es mi cuarta temporada en ACB, y en esta etapa me siento muchos más maduro tanto como persona como como jugador. Estoy en buen momento en todos los aspectos, así que estoy disfrutando mucho del día a día en Donosti.

 

Como contenido extra incluimos a Laura Nava (pareja de Dani Pérez) :

¿Cómo vive el día a día como pareja de un jugador profesional de Básquet?
El día a día lo vivo bien, él tiene su trabajo de jugador y yo el mío de enfermera, como cualquier pareja. Lo más complicado es empezar de cero cada año en un sitio nuevo, pero ya pasado el periodo de adaptación es muy bonito conocer gente nueva, lugares bonitos… La parte negativa es estar lejos de los tuyos, pero cuando Dani juega fuera aprovecho a ir a mi Palencia natal para estar cerca de los míos. Y como también me gusta mucho el basket, disfruto viajando a la cuidades donde juega Dani…hay que aprovechar ahora que no tenemos familia, jeje.

 

 

¿Cúal era su relación con el mundo del Basket antes de conocer a Dani?
Pues mi relación con el Basket era bastante estrecha. Durante 10 años colaboraba con mis amigas en los partidos de Maristas y justo el año que decidimos dejarlo para centrarnos en los estudios apareció Dani en mi vida, como si algo no quisiese que me separase de este mundillo. Además en mi etapa escolar fui jugadora del Colegio Santa Rita, recuerdo que era superfeliz aunque perdíamos casi todos los partidos… pero nunca bajábamos los brazos.

Agradezco mucho a Dani Pérez y a Laura Nava todas las facilidades que me han dado para entrevistales. Os deseo todo lo mejor y que vuestros sueños se vayan haciendo realidad. Un fuerte abrazo pareja.

Autor; R.D

 

 

6/01/2018

“ MI EQUIPO ES MI FAMILIA “

En la sección de hoy le toca contar su historia a una pareja que ha unido el baloncesto, su gran amor y digo esto por los detalles ocurridos durante la entrevista. El primero, la mirada cómplice entre ellos mientras respondían a mis preguntas y la otra es el omnipresente balón que tenía José entre sus manos, por lo que se puede decir que ha sido una entrevista a tres bandas.

Es muy bonito ver cómo un deporte ha unido a estas dos personas, las cuales han transmitido a sus hijas esta pasión, de hecho la mayor de ellas (Coral) ya ha comenzado sus primeros partidos y, sin duda, viéndola jugar tiene ese algo que dirían muchos. Otra cosa que me ha sorprendido, para bien, es que José demuestra una devoción absoluta por su mujer y por el deporte femenino. Muchos, en estos tiempos, deberían tomarle de ejemplo.

¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?
Mónica: La verdad que no sé por qué empecé a jugar, de hecho era la única chica de clase que se apuntó al equipo. Lo hice con 8 años y muy contenta de seguir haciéndolo hasta los 36 años, vistiendo el azul de Filipenses.
José: Recuerdo que solía ir con frecuencia a ver a mi hermana jugar y ahí cogí afición, comenzando en el Tello Téllez en la categoría de alevín.

 

¿Qué recuerdos tiene de esos años?
Mónica: Recuerdo mucho lo que disfrutaba jugando con mis compañeras, a las que apreciaba mucho y encima tenía la suerte de que se me daba bien jugar…. ya no podía pedir más. Como entrenadoras me acuerdo de Merche que me hizo sentir esto de una manera especial.
José: Nosotros éramos unos locos del baloncesto. Si teníamos poco con los entrenamientos ya nos hacíamos nosotros los nuestros propios, veíamos partidos, torneos… Me acuerdo mucho de todos mis entrenadores y de cómo me insuflaban el baloncesto en todo momento, gente como Pepe Infante, Tito Sendino….

¿Qué expectativas tenían cuando jugaban?
José: Las de cualquier niño, llegar al máximo nivel pero hay que ser conscientes que hay que sacrificarse mucho por y para el equipo.
Mónica: Igual que José, pero en el caso de las chicas tenemos que hacer el doble para conseguir la mitad. Muchas de las profesionales se van fuera de España porque aquí es difícil vivir de ello.

 

¿Cómo ha sido tu trayectoria deportiva?
Mónica: Ha sido larga y he disfrutado mucho a pesar de que tengo un buen curriculum de lesiones (risas).Como jugadora puedo decir que era resolutiva, no vistosa.
José: Más tarde jugué en el C.B. Juventud hasta juveniles que llegué a debutar en 2ª y ya a los 21 años colgué las botas, en parte porque en ese momento mi club se estaba fusionando con el Ciudad de Palencia y existía un gran salto de juvenil a un equipo sénior.

 

 

 

¿Le gustaría ser entrenador?
Mónica: Sí que me gustaría, de hecho ya he entrenado a niños, pero ahora me da pereza levantarme pronto los sábados o venir por la tardes, más ahora que tengo familia… Aunque nunca se sabe.

 

 

¿Cuál es tu mejor recuerdo?
Mónica: Me hizo mucha ilusión que me llamara para jugar un equipo de Logroño. Me buscaron trabajo y alojamiento, estuve una temporada allí. No pude decir que no, es una oportunidad que no podía dejar pasar.

 

 

¿Qué les dirían a los padres/jugadores que se incorporan a este mundillo del baloncesto?
José: Cuando hubo aquí un pequeño parón me llamaron del C.B. Palencia y me hizo especial ilusión que se fijasen en mí. Pero mi mejor sueño está por cumplir, aunque es más bien una espinita clavada, es volver a sacar un equipo sénior femenino.
Mónica: Compromiso y ser consecuente con tu equipo, ya que hay mucha gente que dedica mucho esfuerzo y tiempo a ello.
José: Lo mismo y añadiría trabajo. Ahora parece que ya está todo rodado con ligas autonómicas, equipaciones… Y que lo valoren, ya que esto no es gratis.

 

¿Una anécdota que se pueda contar?
Mónica: Pasó de camino en un viaje a Burgos, que a una compañera se le olvidó la equipación y se lo tuvo que decir al entrenador… ¡Pues imagínate la bronca! (risas) Por suerte había nevado tanto que nos tuvimos que dar la vuelta y el partido se acabó aplazando.

 

¿Qué tal se lleva compaginar la vida familiar y deportiva?
José y Mónica: La verdad que se lleva bien porque los dos sabemos el compromiso que requiere este deporte aunque alguna vez hay que hacer cábalas para cuadrarlo, sobre todo, cuando ya la familia va aumentando. Lo más duro son los fines de semana que se disfruta poco de la familia y amigos.

 

¿Tiene un número fetiche?
Mónica: He jugado con el 12 y con el 10, con este último mucho más tiempo. Simplemente me gustan los números pares y que llenen la camiseta.
José: Me gustaba el 14, pero como en esa época los números altos eran para los pívots por temas de tallaje de equipación , me quedé con el 4.

 

¿Un ídolo?
Mónica: No he tenido ninguno en especial, yo sólo quería jugar y no necesitaba ver a otros hacerlo.
José: Michael Jordan, sin dudarlo… Poco se puede decir de él que no se sepa ya .

¿Tenían alguna manía cuando jugaban?
Mónica: Yo siempre usaba el mismo top y los mismos calcetines. También me apretaba los cordones mucho y los metía por dentro de la zapatilla.
José: Como jugador me ponía dos pares de calcetines -sin ninguna arruga- y las zapatillas impolutas, de hecho lavaba la suela con jabón. Y como entrenador me gusta mucho el orden, en ocasiones hasta coloco las botellas de agua del banquillo por orden, en fila (risas).

¿Por qué recomendarías Filipenses?
Mónica: Yo lo recomendaría porque es mi club de toda la vida, he sido muy feliz aquí disfrutando tanto de los buenos momentos como de los que no lo han sido tanto.
José: Todos los entrenadores estamos formados, somos gente seria y comprometida con los niños y niñas que vienen aquí todas las semanas.

AUTOR: R.D.

  

 

19/12/2017

“SOÑANDO DESPIERTO”

Estamos aquí para dar turno a Josep Pérez, actual jugador del C.B. Prat, aunque anteriormente ha militado en las filas del Barça, Huesca, Lleida y Palencia.
Como jugador cabe destacar que es unos de los bases más talentosos de su generación, esto le llevó a poder disputar partidos en ACB y Euroliga como jugador de su querido Barça, teniendo como compañeros al mítico Juan Carlos Navarro y José Manuel Calderón, entre otros.


En el aspecto más personal es destacable la madurez que tiene pese a su juventud, teniendo sus pensamientos muy bien ordenados. Sus pasiones, aparte del basket, son su Lliria natal y su pasión por la música… Quién sabe si algún día sacará un disco de grandes éxitos, jeje.
Mi opinión personal es que creo que Josep, no tardando, se va a convertir en ese líder nato que cualquier equipo necesita. Tiene ese algo que pocos jugadores tienen.

 

– ¿Qué recuerdos tiene de la época en la que comenzaba su formación deportiva?
Me quedaría con lo divertido que era, sin el componente del negocio. En especial la época de los 14 años que nos lo pasábamos genial en las concentraciones en los hoteles, haciendo las típicas trastadas de niños (risas).

 

 

– ¿Quién fue la persona que le impulsó a jugar al baloncesto?
Los culpables fueron mi padre, mi madre y mi hermano que jugaban al baloncesto. Pasaba muchas horas viéndolos jugar y me supieron transmitir ese amor e ilusión por el baloncesto.

 

– ¿Hubo alguna persona (entrenador, compañeros…) que la hayan marcado en esos años?
Aprendes de mucha gente y te vas quedando con lo mejor de ellos. Tengo un buen recuerdo de Bernat Magrans (entrenador F.C. Barcelona) y Joan Montes (director de cantera del F.C.Barcelona ), me enseñaron mucho y les estoy muy agradecido.

– ¿Sigue teniendo las mismas metas/objetivos antes que ahora?
Continúo teniendo el mismo, disfrutar jugando y creo que lo consigo todos los días, aunque al ser profesional está el componente del negocio que es necesario controlar e intentar llegar lo más lejos posible.

 

– ¿Cómo ha sido el momento de dar el salto a nivel profesional?
Resultó un momento difícil, en la etapa de formación la gente va desinteresadamente y en la profesional cada uno ya tiene sus propios intereses, en especial por el dinero. Te hace perder la inocencia, con el tiempo te das cuenta que también es un negocio.

– ¿Cambiaría algo de lo hecho esto hasta ahora?
Sí, cambiaría muchas decisiones del impás de la etapa de formación a la profesional de los 16 a los 20 años….pero no hubiese aprendido todo lo que sé ahora, aunque haya sido a base de golpes.
A veces es difícil dar consejos a los demás. ¿Qué consejo se daría a sí mismo?
Intentar disfrutar y no dar nunca nada por hecho, vivir cada día como un día nuevo con humildad e ilusión.

– ¿Ha tenido que tomar en algún momento una decisión difícil?
En el baloncesto profesional hay que tomar bastantes decisiones de este tipo, es el día a día. La más dura es irte lejos de la familia y amigos.
– ¿Qué le ha aportado el basket en su vida?
Tener la oportunidad de conocer mucha gente, hacer muchas amistades, esa diversidad me aporta diferentes valores que han hecho la persona que soy ahora… Lo que más me ha aportado es sacrificarme por el de al lado, ser solidario y buen compañero.

– ¿Qué es lo que aporta al equipo a nivel personal?
Le aporto alegría y comunicación, soy bastante hablador. Intento que haya buen ambiente de trabajo y, sobre todo, buen ambiente humano.
– ¿Crees que el basket ha sido justo contigo?
Yo creo que el baloncesto te devuelve lo que le das, aunque en ciertos momentos es injusto. Lo que me digo es que al final tengo lo que me gano y lucho por intentar que me dé más.

 

Aunque con el tiempo es una rutina de los partidos ¿recuerda cómo eran las primeras veces que se enfrentaba a un amigo/ex compañero?
Las primeras veces que juegas contra ellos es un poco raro, aunque con el tiempo esto se normaliza y es el día a día de un jugador.
– ¿Qué le diría a la gente que se quiere dedicar a este deporte de manera profesional?
Mi humilde consejo es que entrenen mucho, que tengan paciencia y que confíen en ellos mismos.

– ¿Hay algo que le haya sorprendido de un aficionado?
Sorprenden para bien y para mal, aunque a veces se oyen cosas “originales” desde la grada. Hay que estar centrado en el partido y en tus cosas.

– ¿Tiene algún sueño por cumplir deportivo y extradeportivo?
Ufff… Hay muchos, pero no me gusta pensar mucho más allá. Esta temporada pienso en conseguir algo bonito con el Prat y en lo extradeportivo ser feliz y que la gente que me rodea también lo sea.

Muchísimas gracias a Josep Pérez por atendernos para esta entrevista y seguir mostrando toda la cercanía que tiene con las personas que le rodean. ¡¡Mucha suerte amigo!!

AUTOR: R.D.

 

 

 

1/12/2017

“LUCHANDO POR UN SUEÑO”

Hoy es nuestra primera entrevista a una persona ligada a este Club, su Club, desde que era un niño y comenzaba a dar sus primeros botes a una pelota de baloncesto. Él se llama José Ignacio Crespo, también conocido por toda su gente como Pepo. Sus primeras palabras conmigo han sido de ilusión y agradecimiento por esta entrevista personal, algo que me dejó a mí sin saber qué contestar ya que no me lo esperaba.

Lo primero que me ha sorprendido de Pepo es la cantidad de personas del Club interesadas en que él fuese el primer entrevistado de esta sección, ahora entiendo el porqué de ello. Es de los que va dejando amigos por todos los lados y gran parte de ellos gracias al baloncesto.

A grandes rasgos es un chico noble donde los haya y emotivo por momentos (así lo ha demostrado en esta entrevista). Se le nota que el basket es su vida e intenta contagiar la positividad de este deporte a todos los que le rodean.

Aunque él no me lo ha comentado, ya que según nos desvela el propio Pepo no le gustan los protagonismos, hay que decir que relatado por gente del Club, es a él a quien hay que echarle buena culpa de que exista equipo Sénior Masculino. Buscándose literalmente la vida por encontrar jugadores y patrocinios… bueno, y alguna que otra disputa en su entorno personal.

Muchos le están agradecidos por ello. Ese afán de perseguir un reto es lo que le define, como a su ídolo Felipe Reyes (jugador del Real Madrid de Baloncesto). Según sus palabras “es un jugador que sin llegar a destacar en nada lo tiene todo, aportando en todas las facetas del equipo. A él no le obsesiona el anotar y tener protagonismo, sabe cuál es su rol, defender y pelear cada minuto debajo del aro”.

¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?

Empecé desde niño. Mis padres (Matilde y Chechu ) son entrenadores y venía aquí por las tardes con ellos y me ponía a correr con las chicas. Ya cuando tuve 5 años me apunté a mi primer equipo a entrenar y hasta ahora que tengo 32 años.

 

¿Cómo ha sido tu trayectoria deportiva?

He pasado por todas la categorías posibles, desde Benjamín hasta Senior. También estuve un año en Liga Eba en Venta de Baños. He sido convocado en las distintas Selecciones de Palencia en todas las categorías, siempre aprendiendo y disfrutando de mis entrenadores.

 

¿Tenía expectativas de llegar muy arriba?

Las mismas que cualquier niño, no se sabe nunca… pero tampoco me obsesionaba esto, con ir a la Selección de Castilla y León hubiese sido feliz. Recuerdo que cuando mejor estaba con 15 años, en un partido contra Maristas, me di un golpe en la espalda y me hice una fisura en la vértebra… Pudo ser que eso me frenara, eso nunca se sabe.

 

¿Qué personas le han ido dejando huella?

Me acuerdo mucho de cuando empecé con los mayores, de gente como Chicho que me daba muchos consejos y Chori que me trataba con mucho cariño. Además en Venta de Baños hice amistad con Jesús, un chico que a día de hoy es mi amigo. Recuerdo también a Pepe Infante, de categorías inferiores (Filipenses), de hecho hasta como referente de cuando yo entrenaba a niños.

¿Tiene una espinita clavada por no poder ascender este verano a Liga Eba?

Cierto es que no se logró en la pista, pero por diversos motivos teníamos opciones y por posición clasificatoria teníamos preferencia sobre otros equipos. Pero ya sabemos cómo va esto. Lo más duro es que hay que pelearse por buscar el dinero de patrocinadores, pero seguimos trabajando con la misma ilusión, aunque yo en unos pocos años tenga que dejarlo.

 

¿Le gustaría ser entrenador?

No te voy a negar que sí me gustaría. Si estuviese bien valorado económicamente y profesionalemente me lo podría plantear. Los carnets de entrenador son muy caros y no sólo es entrenar, también es educar en unos valores.

Entrenar es una actividad que lleva mucho tiempo diario y lo que hace falta para la vida tristemente es dinero, todos vamos creciendo y debemos buscarnos un trabajo. Yo voy un domingo a una fábrica 10 horas y gano dinero, aquí es el mismo tiempo pero por amor al arte.

 

¿Cuál es tu mejor recuerdo?

Uff… para mí la Copa de Castilla y León que ganamos con Filipenses la temporada 16/17. Quizás porque es el primer título oficial después de pasar durante años por varias categorías y equipos. Aunque más que con la Copa me quedo con el buen grupo que tenemos ahora en la categoría Sénior.

 

¿Cuál es el mejor consejo que le han dado y cual darías tú?

Me han dado muchos, pero mirándolo con perspectiva con el que me quedo es que me divirtiera jugando porque llegar arriba es muy difícil. Yo doy los mismos consejos y que se comprometan con el equipo.

 

¿Una anécdota que se pueda contar?

Más que con las anécdotas me quedo con las personas, hacemos muchas cenas juntos, coincidimos en bodas… Si pasamos ya poco tiempo juntos, pues nos buscamos algo más (risas).

¿Qué sueños le quedan por cumplir?

Pregunta difícil… Deportivamente me hubiese gustado llegar a un superequipo, pero ahora mi sueño actual es ser padre con mi actual pareja Arancha (ex-jugadora de Filipenses).

¿Tiene un número fetiche?

El 8 porque cuando comencé el colegio mi número de clase era ese y prácticamente siempre he jugado con el mismo.

¿Por qué recomendarías Filipenses?

De los otros equipos no puedo hablar porque no les conozco, pero de aquí puedo decir que es un equipo de la casa y que con lo que tenemos llegamos hasta donde podemos.

Ya por último quiero agradecer a “Pepo Reyes” su disponibilidad y amabilidad que ha tenido conmigo, haciéndome por un momento partícipe de su historia.

A mí también me ha hecho mucha ilusión esta entrevista.

AUTOR R.D