masquebasket

“LUCHANDO POR MIS SUEÑOS”

Hoy es nuestra primera entrevista a una persona ligada a este Club, su Club, desde que era un niño y comenzaba a dar sus primeros botes a una pelota de baloncesto. Él se llama José Ignacio Crespo, también conocido por toda su gente como Pepo. Sus primeras palabras conmigo han sido de ilusión y agradecimiento por esta entrevista personal, algo que me dejó a mí sin saber qué contestar ya que no me lo esperaba.Lo primero que me ha sorprendido de Pepo es la cantidad de personas del Club interesadas en que él fuese el primer entrevistado de esta sección, ahora entiendo el porqué de ello. Es de los que va dejando amigos por todos los lados y gran parte de ellos gracias al baloncesto.

A grandes rasgos es un chico noble donde los haya y emotivo por momentos (así lo ha demostrado en esta entrevista). Se le nota que el basket es su vida e intenta contagiar la positividad de este deporte a todos los que le rodean.

Aunque él no me lo ha comentado, ya que según nos desvela el propio Pepo no le gustan los protagonismos, hay que decir que relatado por gente del Club, es a él a quien hay que echarle buena culpa de que exista equipo Sénior Masculino. Buscándose literalmente la vida por encontrar jugadores y patrocinios… bueno, y alguna que otra disputa en su entorno personal.

Muchos le están agradecidos por ello. Ese afán de perseguir un reto es lo que le define, como a su ídolo Felipe Reyes (jugador del Real Madrid de Baloncesto). Según sus palabras “es un jugador que sin llegar a destacar en nada lo tiene todo, aportando en todas las facetas del equipo. A él no le obsesiona el anotar y tener protagonismo, sabe cuál es su rol, defender y pelear cada minuto debajo del aro”.

¿Cómo fueron sus inicios en el baloncesto?

Empecé desde niño. Mis padres (Matilde y Chechu ) son entrenadores y venía aquí por las tardes con ellos y me ponía a correr con las chicas. Ya cuando tuve 5 años me apunté a mi primer equipo a entrenar y hasta ahora que tengo 32 años.

 

¿Cómo ha sido tu trayectoria deportiva?

He pasado por todas la categorías posibles, desde Benjamín hasta Senior. También estuve un año en Liga Eba en Venta de Baños. He sido convocado en las distintas Selecciones de Palencia en todas las categorías, siempre aprendiendo y disfrutando de mis entrenadores.

 

¿Tenía expectativas de llegar muy arriba?

Las mismas que cualquier niño, no se sabe nunca… pero tampoco me obsesionaba esto, con ir a la Selección de Castilla y León hubiese sido feliz. Recuerdo que cuando mejor estaba con 15 años, en un partido contra Maristas, me di un golpe en la espalda y me hice una fisura en la vértebra… Pudo ser que eso me frenara, eso nunca se sabe.

 

¿Qué personas le han ido dejando huella?

Me acuerdo mucho de cuando empecé con los mayores, de gente como Chicho que me daba muchos consejos y Chori que me trataba con mucho cariño. Además en Venta de Baños hice amistad con Jesús, un chico que a día de hoy es mi amigo. Recuerdo también a Pepe Infante, de categorías inferiores (Filipenses), de hecho hasta como referente de cuando yo entrenaba a niños.

 

¿Tiene una espinita clavada por no poder ascender este verano a Liga Eba?

Cierto es que no se logró en la pista, pero por diversos motivos teníamos opciones y por posición clasificatoria teníamos preferencia sobre otros equipos. Pero ya sabemos cómo va esto. Lo más duro es que hay que pelearse por buscar el dinero de patrocinadores, pero seguimos trabajando con la misma ilusión, aunque yo en unos pocos años tenga que dejarlo.

 

¿Le gustaría ser entrenador?

No te voy a negar que sí me gustaría. Si estuviese bien valorado económicamente y profesionalemente me lo podría plantear. Los carnets de entrenador son muy caros y no sólo es entrenar, también es educar en unos valores.

Entrenar es una actividad que lleva mucho tiempo diario y lo que hace falta para la vida tristemente es dinero, todos vamos creciendo y debemos buscarnos un trabajo. Yo voy un domingo a una fábrica 10 horas y gano dinero, aquí es el mismo tiempo pero por amor al arte.

 

¿Cuál es tu mejor recuerdo?

Uff… para mí la Copa de Castilla y León que ganamos con Filipenses la temporada 16/17. Quizás porque es el primer título oficial después de pasar durante años por varias categorías y equipos. Aunque más que con la Copa me quedo con el buen grupo que tenemos ahora en la categoría Sénior.

 

¿Cuál es el mejor consejo que le han dado y cual darías tú?

Me han dado muchos, pero mirándolo con perspectiva con el que me quedo es que me divirtiera jugando porque llegar arriba es muy difícil. Yo doy los mismos consejos y que se comprometan con el equipo.

 

¿Una anécdota que se pueda contar?

Más que con las anécdotas me quedo con las personas, hacemos muchas cenas juntos, coincidimos en bodas… Si pasamos ya poco tiempo juntos, pues nos buscamos algo más (risas).

¿Qué sueños le quedan por cumplir?

Pregunta difícil… Deportivamente me hubiese gustado llegar a un superequipo, pero ahora mi sueño actual es ser padre con mi actual pareja Arancha (ex-jugadora de Filipenses).

¿Tiene un número fetiche?

El 8 porque cuando comencé el colegio mi número de clase era ese y prácticamente siempre he jugado con el mismo.

¿Por qué recomendarías Filipenses?

De los otros equipos no puedo hablar porque no les conozco, pero de aquí puedo decir que es un equipo de la casa y que con lo que tenemos llegamos hasta donde podemos.

Ya por último quiero agradecer a “Pepo Reyes” su disponibilidad y amabilidad que ha tenido conmigo, haciéndome por un momento partícipe de su historia.

A mí también me ha hecho mucha ilusión esta entrevista.

Autor R.D.